Menú Buscar
Representantes del sindicato CSIF, la organización que ha fichado en bloque al secretariado de sanidad de UGT de Cataluña, en una protesta en Madrid / EFE

CSIF ficha en bloque al secretariado de sanidad de UGT que fue depurado

Carmen Martínez y sus allegados denuncian las presiones recibidas por su cambio de opción sindical y las consecuencias de rechazar el ‘muro’ del ICS a los sanitarios de fuera de Cataluña

4 min

La crisis interna en la sección de sanidad de UGT de Cataluña ha llevado al portazo en bloque del secretariado de este sector a la organización encabezada por Camil Ros. Carmen Martínez González, antigua responsable del ámbito, se ha unido junto a sus allegados a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Explicará con detalle el cambio de sindicato este jueves en una rueda de prensa pública.

La sindicalista se incorporará como representante sectorial en la ejecutiva catalana, cuestión que ha creado malestar en su antigua organización. Fuentes de UGT tildan de “OPA” la marcha del grueso de los delegados de sanidad, aunque reconocen la tensión que se ha vivido en los últimos meses en el ámbito. Su momento álgido fue la expulsión de la sindicalista.

Cambio de criterios de movilidad

Tal y como avanzó Crónica Global, el conflicto estalló tras la negativa frontal de Martínez de modificar los criterios de movilidad entre el personal del sector público. La propuesta fue promovida desde el Institut Català de la Salut (ICS) y añadía mayor dificultad a los traslados de los profesionales del ámbito sanitario. Además, blindaba el sistema público a profesionales de otras autonomías.

La actual sindicalista de CSIF exigió en una asamblea celebrada a principios de mayo que el apoyo de UGT a la medida se aprobara por votación de los delegados. Pero chocó con la responsable de la Federación de Servicios Públicos (FSP), Encarna Fernández. Es decir, contra su superior, ya que es en esta sectorial donde se integran los trabajadores de sanidad.

Expulsión

Otros interlocutores conocedores de la tensión en UGT apuntan a que la relación entre ambas era mejorable desde hacía tiempo. Llegó al momento álgido en el momento de la expulsión, que se justificó como una falta de confianza del sindicato con su representante.

Se trata de un hito incómodo para la organización. Nunca antes había destituido a una secretaria general por expresar su disconformidad con los postulados de la dirección. Además, creó un profundo malestar entre los delegados sectoriales por la ascendencia que tenía la actual responsable del ámbito de CSIF, que provenía de las llamadas mareas blancas.

Pérdida de representatividad

De hecho, en algunos círculos del sindicato se apunta a que el fichaje de Martínez por parte de CSIF implicará que esta organización, que hasta la fecha ha tenido una presencia limitada en Cataluña, crezca en representatividad en las próximas elecciones sindicales a costa de ellos. Recuerdan que históricamente UGT no ha sido la organización más fuerte en los hospitales y centros sanitarios, una tendencia que se había cambiado en los últimos años.

La nueva representante de la ejecutiva de CSIF también tiene intención de explicar en la rueda de prensa convocada las “presiones recibidas desde la Administración por su cambio de opción sindical”. Los mismos interlocutores apuntan a que se ha intentado evitar como un intento de acallar sus quejas y reivindicaciones sectoriales.