Menú Buscar
Enric Crous (c), con los 40 empresarios que concurrirán a la candidatura a la que ha dado forma junto a Pimec, cuyo representante es José María Torres / CG

Crous y Pimec dedican su acto central de campaña de la Cámara a sus rivales

Los responsables de la candidatura independentista han acusado a Tusquets de tramposo y sacan pecho de que “el 50%” de sus miembros sean secesionistas

05.04.2019 00:00 h.
6 min

Enric Crous y José María Torres, representante de Pimec, han puesto la diana en su principal rival en la carrera a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, Carles Tusquets, en su acto central de campaña.

Se han rodeado de los suyos en este evento un mes antes de los comicios (del 2 al 8 de mayo). La mayoría de los asistentes eran representantes de la patronal de pymes, aunque también estaban presentes los miembros de la organización nacionalista Femcat, los precursores de la iniciativa de Crous, y otras organizaciones sociales como los Casacas Rojas, un grupo de gastrónomos cuya cara más conocida, Gregori Salas, se ha acercado al restaurante La Masia de Esplugues del Llobregat (Barcelona) para brindarles apoyo.

Entre las caras conocidas ha destacado la de David Madí, el que fuera hombre de confianza de Artur Mas, que participó en el llamado sanedrín del procés y que ahora dirige la Companyia General d’Aigües de Catalunya (Aguas de Valencia).

Torres acusa a Tusquets de mentir

En la entrada, los colaboradores de la campaña atendían a todos los presentes para hacerles saber qué empresario concurrirá en el epígrafe en el que tienen derecho a voto. Cabe recordar que en los comicios camerales no se vota una lista única, los autónomos y las sociedades eligen a los representantes de 40 ámbitos de actividad según su objeto social. Tras la entrada del grueso de los participantes, unas 500 personas (700 según los organizadores) y las fotos oficiales de rigor, han empezado los discursos.

Torres ha sido el primero en tomar la palabra. En una intervención en español, ha acusado a Tusquets de hacer “trampas”: “Su candidatura se ha hecho desde la Cámara de Comercio de Barcelona y la pagamos entre todos”. Respondía airado de este modo a una entrevista en la que el presidente de Mediolanum advertía de las alteraciones de voto que se pueden dar con el voto electrónico, presencial y por correo.

Pimec y Femcat

También intentaba desligar la etiqueta de independentista de su candidatura --“hay independentistas, pero esto no es un delito”, ha declarado-- y manifestaba que tanto Pimec como Femcat llevaban “muchos años luchando por la economía de Cataluña”.

Ha reivindicado el trabajo de la patronal de pymes en sacar adelante la ley de morosidad y la de segunda oportunidad, además de sacar pecho por haber “conseguido la paridad con Foment del Treball tras 12 años de lucha”. También ha mantenido que en su candidatura “no se demoniza a la gran empresa”. “Queremos que esté pero no que manipule los precios y la ley de la competencia como ha ocurrido hace poco”, ha señalado en referencia a la sanción por pactar precios en las adjudicaciones ferroviarias.

Crous y el “50% de independentistas”

Los intentos de Torres de marcar distancias entre su candidatura a la Cámara de Comercio con el debate político catalán han caído en saco roto cuando Crous ha tomado la palabra. “Nos acusan de que somos independentistas cuando somos una propuesta de país. Si el 50% vota independentismo, ¿no tiene sentido que lo seamos?”, ha argumentado. También ha apuntado que existe una “candidatura en la que el 100% son independentistas [la promovida por la ANC] y otra que el 100% no lo son”, en alusión de nuevo a Tusquets.

No han sido la única reflexión que el ex director general de Damm y Cacaolat le ha dedicado. Ha mantenido que su equipo es el único que “lucha contra el continuismo” y ha criticado la trayectoria de su principal rival. “¿Es lógico que sea banquero? En la crisis no es que hayan ayudado mucho”, ha afirmado.

Sin críticas a la Generalitat

Crous ha reclamado de nuevo que los aún directivos manden por correo ordinario la tarjeta censal --una opción que ha sido rechazada por su coste y por la falta de garantías de que la recibirán los votantes en la dirección física de la empresa-- y ha lamentado que el censo no estuviera actualizado.

“Las elecciones se debían haber celebrado en 2018 y se basaban en el censo de 2017, pero el 155 las pospuso y se mantuvo”, ha relatado. No ha hecho ninguna mención a la falta de acuerdo en el Departamento de Economía para organizar las elecciones camerales durante la etapa de Jordi Baiget y de Santi Vila como consejeros, el verdadero retraso de las votaciones.

“Más allá de lo que ocurra en las elecciones, continuaremos juntos”, ha sentenciado. Crous se ha comprometido a no fallar a los que depositen su confianza en su propuesta. “Ayudadnos”, ha reclamado. Tras los discursos, todos los asistentes han disfrutado de una cena de carácter distendido.