Menú Buscar
El consejero de Territorio, Josep Rull, junto al aeropuerto de Lleida-Alguaire.

Crisis total en la 'Aena catalana'

Aeroports de Catalunya atraviesa turbulencias por tres frentes: el cese de director de Alguaire, la parálisis de La Seu y las malas perspectivas de invierno

Ignasi Jorro
4 min

Una de las llamadas estructuras de Estado catalanas atraviesa una tormenta perfecta. Aeroports de Catalunya lidia con fuertes turbulencias tras el cese el miércoles del director del aeropuerto de Lleida-Alguaire. A la destitución se le suma la parálisis del otro aeródromo comercial que gestiona la sociedad, Andorra-La Seu, y a las malas perspectivas para la campaña invernal.

Los tres frentes presionan a la Aena catalana, que gestiona dos aeropuertos con malos resultados, al menos hasta ahora. Las cosas pueden empeorar para la empresa pública en invierno, cuando se inicia la temporada de esquiadores, que salva parte de su cuenta de resultados.

"Lleida-Alguaire depende de los vuelos de esquí para británicos que organiza Thomson. El turoperador ha firmado para dos años más, pero recortará capacidad: la libra ha caído tras el referéndum en Reino Unido, y será difícil repetir el mismo volumen de demanda", indica un turoperador que trabaja con el aeropuerto. 

Sin miedo al 'Brexit'

Un portavoz de la Consejería de Territorio, de la que pende Aeroports, es más optimista. "Cristina Pastor, directora del aeropuerto de La Seu, será la directora de Alguaire hasta que se designe un nuevo responsable. El nombramiento se producirá tras un proceso de selección y se hará en septiembre", ha indicado.

Por lo que respecta al mercado británico, Aeroports "no espera ningún impacto" por la zozobra de la economía de las Islas Británicas tras el referéndum del pasado 23 de junio.

Sobre Andorra-La Seu, el departamento que dirige Josep Rull recuerda que depende de "procedimientos que deben ser aprobados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) y la Dirección General de Aviación"; o sea, de Madrid.

Pocas esperanzas para el invierno

La versión de Aeroports de Catalunya no es compartida por el sector. "No tengo ninguna esperanza de que Andorra-La Seu funcione en invierno", asegura un intermediario turístico.

El aeródromo, cuya renovación costó nueve millones de euros, espera un sistema de operaciones que le permita abrir los días de climatología adversa.

Aesa, a quien la Generalitat "espera" para que La Seu funcione al 100%, ha respondido a Crónica Global que "en este momento no tiene ningún proyecto de Aeroports de Catalunya sobre la mesa al que dar el OK".

Tres frentes

Ajena al juego de culpas entre administraciones, Aeroports sigue con problemas. Los dos aeropuertos que gestiona se anotaron pérdidas en el último ejercicio disponible (2014), y han sido incapaces de atraer a más de una aerolínea regular (Air Nostrum) y dos operadoras de conexiones chárter (Arkia y Thomson). 

La mayor instalación de la cartera, Lleida-Alguaire, cerró 2015 con un total de 30.200 pasajeros, 82 al día, según datos del Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat).

El miércoles, Aeroports cesó a Alberto López, director de Alguaire. Fuentes cercanas atribuyen la destitución a "problemas laborales". La noticia de que Cristina Pardo tomará el timón de las dos instalaciones de Aeroports ha sorprendido a la directiva estando de vacaciones. A la vuelta, Pardo se enfrentará a la triple crisis.