Menú Buscar
Una pantalla refleja el desplome del Ibex 35 en el interior de la Bolsa de Madrid / EP

La crisis del petróleo y el coronavirus dejan en mínimos históricos a los pesos pesados del Ibex 35

Telefónica, Repsol o Santander son algunas de las empresas cotizadas que sufren de lo lindo en el índice bursátil

5 min

Lunes negro. El sistema financiero se tambaleó este lunes tras las cuantiosas pérdidas registradas en las bolsas mundiales por las malas noticias que llegaron del coronavirus y del petróleo. Ambas relacionadas entre sí.

Las consecuencias fueron tremendamente desastrosas y los principales mercados marcaron pérdidas históricas. Por ejemplo, el Nikkei se hundió un 5%, Wall Street cerró con pérdidas de alrededor del 5% y el Ibex 35 retrocedió un 8%, siendo la cuarta mayor caída de la historia del selectivo español. El parqué madrileño concluyó la jornada con 7.708,70 puntos, su nivel más bajo desde junio de 2016, fecha del referéndum del Brexit.

Telefónica y Santander se hunden

Los pesos pesados del Ibex 35, como es el caso de la banca española o de Telefónica, viven momentos delicados y casi sin precedentes. El coronavirus ha entrado con fuerza en el ánimo pesimista inversor y deja a las acciones por los suelos.

Telefónica sigue perdiendo fuelle día tras día. La compañía cerró con pérdidas del 10% y su acción se quedó por debajo de los 4,60 euros marcando nuevos mínimos históricos. La capitalización de la teleco se queda en los 23.500 millones de euros. Desde que comenzase el 2020, la empresa dirigida por Álvarez-Pallete mengua un 27%.

En el caso de Banco Santander tenemos que saltar 23 años atrás para ver al banco presidido por Ana Botín con una acción por debajo de los 3 euros. La capitalización de la entidad financiera se queda en apenas 45.000 millones y sus títulos caen un 30% durante este 2020.

Los bancos, a examen

Las otras compañeras de Santander también sufren el impacto del coronavirus. La banca española, el sector más castigado en los últimos años en el Ibex 35, tiene el jueves marcado en rojo. El Banco Central Europeo se reúne para tomar las decisiones de tipo de interés, pero con unos tipos al 0% la clave estará en las medidas para amortiguar el impacto económico del Covid-19.

Mientras, entidades como Bankia siguen cayendo a mínimos históricos. La entidad madrileña perdió un 9% y sus títulos se quedaron en los 1,19 euros. En lo que va de mes, el retroceso se amplía al 22,7%. Lo mismo ocurre con Sabadell, que se tuvo que conformar con los 0,58 por acción y caídas del 15%.

La situación es tremendamente complicada para las entidades financieras que pisan el parqué. La capitalización de toda la banca española apenas llega a los 100.000 millones de euros cuando hace tan solo nueve años, Santander sobrepasaba notablemente esa cifra. 

Repsol también cae en barrena

El petróleo, como se resaltaba anteriormente, vivió su peor jornada desde el 1991, cuando se desató la Guerra del Golfo. Los acusados descensos en la materia prima hicieron trizas las cotizaciones de las grandes compañías petrolíferas, entre las que destaca Repsol.

La energética perdió un 14,68% y se quedó en los 18,15 euros por título, siendo la cifra más baja de su historia y con una capitalización de mercado de 12.500 millones de euros. Este 2020 se desploma hasta un 40% en bolsa.

ArcelorMittal también vive meses complicados. A la guerra comercial, hay que sumarle el brote del coronavirus para entender la crisis en el precio de sus acciones. La acerera ha sobrepasado mínimos de 2016 y sus acciones se desplomaron un 17%, quedándose en los 9,55 euros por título. 

El pánico se desata en Wall Street

Para comprobar el estado de histeria en los mercados mundiales basta con observar el índice VIX, indicador del miedo como se le conoce, es un indicador creado en 1993 por la CBOE (Chicago Board Options Exchange) que mide la volatilidad de los contratos futuros a 30 días que se hacen sobre el SP500.

Pues bien, dicho índice se situó en los 53,7 puntos básicos y se incrementó en un 28% durante la jornada del lunes, cifras que no se veían desde la caída de Lehman Brothers en octubre de 2008.