Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede del BBVA, que estima en 85.000 los empleos que se perderán en Cataluña por la crisis / EUROPA PRESS

La crisis destruirá 85.000 empleos en Cataluña

El BBVA cree que la economía crecerá un 6% en 2021, un repunte insuficiente para recuperar los niveles previos a la pandemia

4 min

La actual crisis económica desencadenada por el coronavirus supondrá una destrucción de 85.000 puestos de trabajo en Cataluña entre 2020 y 2021. Las previsiones económicas del BBVA, anunciadas hoy, son de recuperación solo parcial: el PIB crecerá entre un 6% y un 6,5% en 2021, pero la producción será insuficiente para volver a los niveles previos al Covid.

La actividad económica seguirá siendo un 3% inferior el próximo año que a principios de 2019, según el informe de situación presentado por el banco. Estos datos también prevén que Cataluña cerrará el 2020 con una contracción en torno al 11,5% del PIB.

Recuperación con baches

El BBVA vislumbra “una recuperación muy potente” en el segundo y tercer trimestre de 2021, siempre bajo el supuesto de que las vacunas sean efectivas y su distribución sea generalizada. Sin embargo, los autores del informe no descartan que Cataluña vuelva a caer en recesión durante los tres primeros meses del año por la posibilidad de rebrotes de la pandemia.

Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research España, en la presentación del informe / EP
Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research España, en la presentación del informe / EP

En el capítulo de ocupación, la remontada va para largo. “Probablemente no recuperaremos el empleo hasta finales de 2022 o principios de 2023”, ha vaticinado Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research en España. Algo que dependerá de la pandemia, y que podría acelerarse si se toman las medidas adecuadas, según Cardoso.

Crisis laboral

Uno de los datos que han analizado los especialistas de la entidad financiera son los de afiliación de la Seguridad Social. Desde este punto de vista, Cardoso ha valorado la aplicación de los ERTE como “un éxito”, ya que se ha logrado que la caída de afiliación haya sido solo de un 3% en un contexto de decrecimiento del 9% en el PIB.

En comparación con la anterior crisis de 2008, el volumen inicial de pérdida de puestos de trabajo es similar, pero la distribución por sectores ha cambiado. “La destrucción de empleo se ha cebado con estos sectores en los que las restricciones han sido más importantes: hostelería, turismo, comercio minorista, moda…”, ha explicado Cardoso. Además, esta diferencia en los sectores afectados, que en 2008 fueron principalmente los relacionados con la construcción, ha provocado que los trabajadores inmigrantes hayan sufrido menos la debacle laboral en esta ocasión.

Cae el consumo

Otra medida que ha usado el BBVA para cuantificar la caída de la actividad económica son los pagos realizados con tarjeta por TPV o datáfonos. Este dato ha permitido saber que durante las semanas más intensas del confinamiento de primavera, el volumen de pagos cayó más de un 70%, aunque como no todas las transacciones se hacen con tarjeta, el banco sospecha que la contracción real estuvo algo por encima del 50%.

Incluso en los meses de verano, que trajeron una mejor situación epidemiológica y comercial, el gasto se mantuvo por debajo de los niveles habituales. Los sectores más afectados por el desplome en la facturación tras la llegada del Covid han sido los comercios de ocio, viajes y alojamiento. Y los que más se han beneficiado: salud, alimentación, logística, tecnología, entretenimiento y mobiliario del hogar.

Destacadas en Business