Menú Buscar
La sede estadounidense del laboratorio Mylan y un frasco del jarabe infantil Dalsy / FOTOMONTAJE DE CG

La crisis de Dalsy pone en peligro el 25% del negocio de su nuevo propietario

El laboratorio estadounidense Mylan adquirió el famoso jarabe infantil, que ha sido cuestionado por Facua, hace dos años en una operación que superó los 4.700 millones de euros

4 min

Las alarmas están encendidas en la delegación española del gigante farmacéutico Mylan desde el inicio de la semana, cuando Facua-Consumidores en Acción alertó de los problemas de uno de sus medicamentos estrella, el jarabe infantil Dalsy. El ibuprofeno líquido, presente en los botiquines de la inmensa mayoría de padres y que suele ser de prescripción habitual entre los pediatras, podría llegar a hacerle un agujero del 25% del negocio en el país, indican expertos del sector. El laboratorio estadounidense adquirió esta y otras medicinas hace dos años por 4.700 millones de euros.

La cúpula del laboratorio es consciente de este dato e intenta abrir un cortafuegos para contener la crisis lo antes posible.

Dosis prescrita

De entrada, fuentes cercanas a la compañía señalan que Facua alerta de los presuntos efectos nocivos del colorante que se usa para que el jarabe sea naranja, y que no aparecerían en el prospecto porque la dosis usada en la composición no llega al mínimo para tener que avisar de la precaución.

En un sentido parecido se ha pronunciado el Ministerio de Sanidad y la Asociación Española de Pediatría, entre otras organizaciones. Los médicos han señalado que en las dosis que habitualmente se recetan, este principio está muy por debajo de los niveles en los que los estudios vinculan el colorante que podría provocar, en algunos casos, “efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños”, tal y como consta en el catálogo del Parlamento Europeo sobre aditivos alimentarios.

Desconfianza instaurada

Los pediatras mandan un mensaje de tranquilidad, aunque las dudas sobre los problemas que acarrea el ibuprofeno líquido están ya sobre la mesa. Además, la crisis tendrá continuidad porque la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) deberá contestar a la alerta de Facua.

Sea en el sentido que sea la respuesta, incluso si no tiene en cuenta la alerta de la entidad, los mismos interlocutores indican que tendrá repercusiones negativas para su nuevo propietario. La desconfianza en el jarabe infantil está establecida.

Medicamento desarrollado por Abbott

Otras fuentes del sector destacan que Mylan era consciente de los problemas que acarreaba Dalsy. Destacan que no fueron un impedimento para el desembolso de 5.300 millones de dólares (4.700 millones de euros al tipo de cambio actual) en junio de 2014 para comprar varios medicamentos al laboratorio Abbott en una operación internacional en la que el jarabe infantil fue uno de los productos estrella que se traspasó.

Mylan es un fabricante especializado en medicamentos genéricos y con la operación se hizo con anticonceptivos, fármacos genéricos especializados en el sistema nervioso central (como ansiolíticos y anticonceptivos), enfermedades cardiovasculares y gastroenterología, además de ciertas patentes y algunas medicinas con nombre propio como el Dalsy, que habían sido desarrolladas por Abbott. Eso sí, solo con la venta fuera de EEUU.

Estimaba que su volumen de negocio crecería en 1.900 millones de dólares anuales (1.700 millones de euros) y, hasta el momento, ha sido ventajoso para Mylan.