Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Congreso de UGT de Cataluña en imagen de archivo

La crisis de los congresos en UGT de Cataluña genera una batalla en Madrid

La secretaría general impone la celebración del encuentro de la FeSMC, que reunirá a 400 personas este lunes a pesar de la oposición de su federación y de la Generalitat

5 min

Brecha entre la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT y la dirección nacional a cuenta de la celebración del congreso de la federación catalana, programado para el próximo lunes 23 de noviembre para renovar la secretaría general. Desde la dirección nacional de la FeSMC, liderada por Miguel Ángel Cilleros, se reclamó por carta la cancelación del acto, que pretende reunir a 400 personas en plena pandemia. Finalmente, el órgano confederal no ha admitido la petición y seguirá adelante con el evento, que tampoco cuenta con el visto bueno de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat.

La crisis interna se agudizó el pasado 19 de noviembre a través de una carta emitida por Cilleros y dirigida al secretario general de la FeSMC en Cataluña, Carlos Quirós. En el documento, al que ha tenido acceso Crónica Global, se advertía de que “concentrar a 400 personas en un espacio limitado durante una jornada de 12 horas es asumir riesgos innecesarios”. Además, el secretario general de FeSMC reconoce la dificultad de seguir adelante con el congreso tras haber sido “desaconsejado previamente por la Autoridad Sanitaria de la Generalitat”.

Salud "desaconseja" el congreso

Tras esto, la federación catalana comunicó a sus afiliados la cancelación del evento en función en vista a la carta de Cilleros y la respuesta de Salud. Desde el departamento que dirige Alba Vergès se recomendó que en vista de la situación actual se “desaconseja cualquier actividad que comporte reuniones o encuentros presenciales, como es la reunión planteada”, según comunicó a sus miembros la sección autonómica.

Sin embargo, la celebración del congreso ha provocado un conflicto en Madrid. Por un lado, la FeSMC, partidaria de la suspensión, y por el otro la Secretaría de Organización de la Comisión Ejecutiva Confederal, que ha decidido seguir adelante y no autorizar el aplazamiento que se le solicitó.  De hecho, un día después de la carta de Cilleros y la desconvocatoria por parte de la federación catalana, el secretario de organización, Rafael Espartero, señaló en otra misiva la negativa a cancelar el acto.

La dirección nacional desautoriza la cancelación

La resolución de la Secretaría de Organización concluye con la decisión de "no admitir la decisión de la comisión ejecutiva de FeSMC de Cataluña, en la que se desconvoca el I Congreso de FeSMC de Cataluña, previsto celebrar el día 23 de noviembre", al tiempo que insta a la federación a realizar las tareas necesarias para su puesta en marcha.

Los responsables de la federación ya reclamaron el pasado 5 de noviembre ante la dirección que encabeza Pepe Álvarez que se postergara el congreso hasta los días 9 y 10 de diciembre a la espera de unos mejores datos epidemiológicos en Cataluña. Pese a ello, la secretaría general mantuvo su postura de seguir adelante con el evento, que reunirá a cerca de 400 personas en el palacio de congresos de Fira de Barcelona. La de Servicios, Movilidad y Consumo es la única federación catalana en la que se han presentado dos candidaturas. Una de continuidad y representada por el actual responsable, Oscar López Chamosa, y otra alternativa con Joan Piqué.

“No podemos estar exigiendo a empresas e instituciones no sólo el cumplimiento de todas las medidas de prevención establecidas para luchar contra la Covid-19 […] y, después, celebrar un evento con 400 asistentes”, manifiesta la carta de Cilleros.

Destacadas en Business