Menú Buscar
Ecología: placas para generar energía solar en el tejado de una vivienda particular / EFE

Créditos ecológicos: ¿algo más que una moda?

Muchos bancos ofrecen préstamos con el fin de mejorar la eficiencia energética de las viviendas y adquirir vehículos eléctrico, entre otros objetivos

Ignacio Recio
5 min

Una de las formas más novedosa de comercializar los créditos son las líneas de financiación ecológicas. Entre los formatos más innovadores se encuentran los que, a mayor eficiencia energética, menor es el tipo aplicable. Se trata de una iniciativa que las bancas europea y latinoamericana vienen desarrollando y que aterrizó en el mercado nacional hace algunos años.

La principal diferencia con los créditos convencionales radica en que permiten a los clientes financiar la compra de un coche ecológico, reformar la vivienda bajo criterios de sostenibilidad ambiental o incluso instalar un calentador solar. En algún que otro escenario, presentan mejores condiciones en su contratación y más facilidades de formalización, las comisiones y gastos de gestión son casi inexistentes.

Créditos verdes y sociales

Microbank ha desarrollado el denominado Ecomicrédito. Se trata de una línea de crédito ecológica y personal que se caracteriza por estar destinada a financiar la compra de productos respetuosos con el medio ambiente, desde electrodomésticos con etiqueta energética de clase A hasta vehículos ecológicos, instalaciones solares y el tratamiento de aguas residuales.

Para conseguir uno de estos objetivos, concede hasta 25.000 euros que podrán amortizarse en un periodo máximo de seis años, con la novedad de no incluir ninguna garantía real. Con la aportación de un tipo de interés preferente y un periodo de carencia de 12 meses. Esta vía de financiación está destinada al segmento de la población más vulnerable, con ingresos inferiores a 18.000 euros anuales y unidades familiares con unas entradas en su cuenta corriente por debajo de 36.000 euros. 

Impulsar la eficiencia energética

Hace unos años que Kutxabank ofrece el Préstamo Verde. Los usos son los mismos: vehículo ecológico, electrodomésticos o reformar el hogar. El importe máximo es de 75.000 euros, con 10 años por delante para devolverlo. En esta ocasión, se configura con un descuento especial como recompensa por contribuir al medio ambiente, a través de un sistema de cuotas constantes y fijas todos los meses.

Caixa Ontinyent articula un modelo de financiación diferente, en el que prevalece la adaptación a un nuevo modelo energético. A través de las reformas en la vivienda, comercio e industria y que puedan disponer del certificado de calificación energética actual. Lo hace por medio de una concesión de entre 3.000 y 60.000 euros, con una duración máxima de 10 años y que incluye una comisión de apertura del 1%. 

Construcciones sostenibles

Los créditos hipotecarios también están presentes en la oferta ecológica. Triodos ha sido la entidad encargada de comercializar esta iniciativa, que ha materializado por medio de su Ecohipoteca. Los nuevos propietarios pueden conseguir así optimizar la eficacia energética de sus viviendas.

El objetivo es doble: reducir las emisiones de dióxido de carbono e impulsar estrategias de ahorro en estas viviendas. Según un estudio realizado por Gas Natural Fenosa, los españoles podrían ahorrar hasta 5.500 millones al año con la aplicación de hábitos de consumo responsable.

A través de esta hipoteca, pueden mejorarse los márgenes de los tipos de interés, en función de la certificación energética que presente la vivienda. Desde el euríbor +1 (1,86% variable), por un importe de hasta el 80% del valor de tasación del inmueble. El plazo máximo de devolución del préstamo es de 30 años.