Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede central de Crèdit Andorrà, en la capital del Principado / EP

Crèdit Andorrà se refuerza en banca privada con la compra de Vall Banc

La entidad acelera la consecución de los objetivos fijados en su plan a tres años y consolida su liderazgo financiero en el Principado, también en banca comercial

3 min

El sector financiero andorrano confirma su actual estado de efervescencia con una nueva operación. Crèdit Andorrà ha cerrado la compra de Vall Banc, maniobra que le consolida como la primera entidad del Principado y, además, refuerza el ámbito de la banca privada, que pasa por ser su negocio core.

La operación ha sido anunciada en las últimas horas por el comprador, que ha detallado que asumirá la compra de forma íntegra con fondos propios, aunque no ha trascendido el coste de la transacción.

Un mercado en efervescencia

Poco antes del verano, Morabanc se hizo con la filial andorrana de Banco Sabadell por 67 millones de euros, otra muestra del proceso de consolidación del sector que se está produciendo en el Principado.

Para Crèdit Andorrà, la adquisición de Vall Banc supone además un espaldarazo a los objetivos fijados en el plan estratégico a tres años que actualmente desarrolla, además de “consolidar su liderazgo en el mercado andorrano”, según especifica en el comunicado oficial que da cuenta de la adquisición.

Mayor peso en banca comercial

Además de fortalecer su negocio de banca privada, en el que Vall Banc se había centrado en los últimos tiempos, Crèdit Andorrà también ganará peso en la banca comercial, en la que ya cuenta con una cuota de mercado en el entorno del 50% en particulares y del 70% en empresas.

El consejero ejecutivo y director general de la entidad compradora, Xavier Cornella, ha puesto en valor el trabajo de los equipos y “la integración del capital humano” que va a suponer la operación, con el resultado de “un grupo más sólido y global”.

Superar el plan

Recientemente, Crèdit Andorrà anunció la compra de GBS Finance; el efecto de la suma de ambas operaciones dará como resultado elevar el volumen de negocio más allá de los 23.000 millones de euros, por encima de los objetivos para 2023, que también incluyen un beneficio recurrente en el entorno de 40 millones de euros.

Las operaciones contribuirán a superar el plan con notable antelación, lo que daría a la entidad un margen para revisarlo o bien poner en marcha uno nuevo con objetivos más ambiciosos.