Menú Buscar
Josep Peralba, exconsejero delegado de Crèdit Andorrà, y Maria Reig, la rica heredera que ha dejado el consejo de administración del banco / CG

Las jubilaciones en las que se excusa Crèdit Andorrà

El banco del Principado niega que la necesidad de profesionalizar la cúpula haya propiciado la salida de Josep Peralba y María Reig del consejo

10.05.2018 00:00 h.
5 min

Crèdit Andorrà mantiene que ha habido una oleada de jubilaciones en la cúpula de la entidad que han propiciado la renovación. Así consta en un documento interno que ha repartido entre los altos directivos y portavoces para intentar esconder la crisis en la que está inmerso.

Según este informe, Josep Peralba ha decidido dejar el cargo de consejero delegado tras más de 20 años en la primera línea del banco por su “voluntad de retirarse después de superar con creces la edad de jubilación y, por lo tanto, dando por culminados los años de servicio del banco”. Un alegato que olvida que su gestión ha tropezado con el regulador del sistema financiero del Principado, el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF), en el momento en el que se ha avanzado hacia los estándares de banca europea.

Reparto de diviendo

Fuentes cercanas a la cúpula indican que fue este pulso el que llevó a que se dejaran de repartir dividendos en la entidad. Un movimiento que puso en un aprieto a las grandes familias que se reparten la mayoría del accionariado, ya que suponía una importante inyección de liquidez anual.

También se ha censurado la decisión de otorgar créditos a estos mismos propietarios para que pudieran ampliar sus participaciones. Una operación financiera que está vinculada a la venta del 46,35% de los títulos que estaban en manos de Caixabank por un total de 927 millones de euros en 2006. Cifra que implicaba valorar Crèdit Andorrà en unos 2.000 millones de euros. La plaza financiera del Principado concluye que actualmente valdría menos de 800 millones. Incluso algunas aproximaciones indican que la revisión actual se queda lejos de esta estimación.

Salida de Reig

El otro gran relevo en la cúpula de la entidad es el de María Reig. La rica empresaria ha designado al asesor financiero de su family office, Gilles Dregi de Fontcuberta, para que la represente en este órgano directivo. Según el banco, porque “tiene voluntad de jubilarse”.

Los argumentos de Crèdit Andorrà para explicar la salida de Maria Reig de su consejo de administración / CG

Los argumentos de Crèdit Andorrà para explicar la salida de Maria Reig de su consejo de administración / CG

Los que conocen a Reig afirman que es muy probable que nunca llegue este día. La heredera es una persona muy activa en diversos ámbitos.

Consejeros independientes

Ha desarrollado su carrera profesional basada en la gestión de su fortuna lo mejor que ha podido. Siempre se ha dotado de asesores y, aunque la crisis mermó su intento de expandir su family office, en estos momentos su posición como empresaria de referencia en el país está consolidada.

Se indica que el paso atrás en Crèdit Andorrà es un intento de ayudar al grupo a demostrar que en gobierno corporativo son unos verdaderos profesionales y no un grupo de conocidos y allegados que llevan las riendas de una gran entidad. Cuestión que se ha visto reforzada con la incorporación de dos consejeros independientes, André Roelants y Alfons Casanova.

Gobierno profesional corporativo

“La regulación internacional es cada vez más exigente y el nuevo consejo de administración hace patente la voluntad de velar por el buen gobierno corporativo de la entidad y el compromiso continuo de preservar/promover siempre la profesionalización del máximo órgano directivo del banco”, indica el grupo en el documento interno.

Se obvia el hecho que se ha dado el paso a marchas forzadas y que hasta allí llega el intento de ganar credibilidad ante el regulador. Un trabajo mucho más limitado que otros grandes competidores históricos que sí se han dotado de una verdadera estructura para fiscalizar y dotarse de mayores capacidades de gestión profesional. Esto forma parte de los retos a los que tiene que hacer frente el nuevo consejero delegado de Crédit Andorrà, Xavier Cornella.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información