Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pilar González de Frutos, presidenta de la patronal del seguro, Unespa / EP

El Covid-19 redujo el 8,3% los ingresos por primas del seguro en 2020

El sector destaca que mantiene los indicadores de solvencia por encima de lo exigido y que la caída del negocio es menor que la de la economía

4 min

El negocio asegurador ha sufrido un fuerte impacto como consecuencia de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus, que ha derivado en una caída del 8,3% en los ingresos por primas en 2020, hasta 58.850 millones de euros.

Se trata de los primeros datos provisionales presentados por la patronal del sector, Unespa, y recabados por la Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras (ICEA), que constata un descenso histórico provocado por la caída de la actividad económica y el efecto de las medidas adoptadas para contener la crisis.

Solvencia sostenida 

El pasado año, las líneas de negocio que más han acusado esta situación han sido las de vida ahorro, automóviles y diversos. En el caso de la primera, los ingresos por primas se redujeron un 20,8% en relación con el dato registrado en 2019.

Pese a estos resultados, Unespa ha destacado el hecho de que el sector haya sido capaz de mantener cotas de solvencia por encima de los requisitos que marca la regulación y también de mantener el servicio que presta a los clientes con normalidad, incluso en las complicadas situaciones que se han dado a lo largo del curso, en especial durante el primer estado de alarma.

Mejor que la economía

La presidenta de la patronal del seguro, Pilar González de Frutos, ha subrayado que estas cifras han sido mejores que las de la economía y que se han producido en un entorno en el que el seguro ha mantenido su solvencia y su rentabilidad.

La previsión del Gobierno para 2020 apunta a un desplome del Producto Interior Bruto (PIB) del 11,2%, con lo que la caída registrada por el sector asegurador sería tres puntos inferior.

Inicio de año complicado

A pesar de los descensos experimentados por automóviles y diversos, Unespa ha indicado que la facturación del ramo de no vida se ha mantenido en positivo. Así, los seguros que protegen inmuebles crecieron un 3,08%, hasta los 7.753 millones. Entre tanto, la partida de seguros de salud repuntó un 5,01% a cierre de año, hasta los 9.383 millones.

Mientras, 2021 ha comenzado con un escenario también complicado para el sector por los efectos de la tormenta Filomena. "El paso de una borrasca con eventos meteorológicos poco comunes en muchas de las zonas a las que ha afectado ha generado un importante volumen de pérdidas inesperadas", ha precisado González de Frutos.

Perspectivas inciertas

Según ha dicho, muchas de las pérdidas están aseguradas y han generado unos costes inesperados para la industria que en algunos casos apuntan a un incremento del volumen de siniestros de hasta el 40% respecto del año anterior. De este modo, realizar previsiones sobre el comportamiento del sector asegurador en 2021 es más complicado que nunca, en opinión de la patronal aseguradora, ya que existirá mucha volatilidad ligada, fundamentalmente, a la efectividad de las vacunas.

Así, bajo la premisa de que el próximo mes de junio esté vacunada en torno al 70% de la población, como anunció el Gobierno, se calcula que el conjunto de ramos de no vida podría crecer en torno a un 3%. Para el negocio de vida las previsiones no son "muy halagüeñas". Las previsiones apuntan a una influencia de la pandemia relacionada con el entorno de bajos tipos de interés.