Menú Buscar
Centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat, desde donde salen compras para el 'Black Friday' / EP

El coste medioambiental del 'Black Friday' supera los descuentos

La saturación del sector logístico, con dificultades para reforzar su plantilla para esos días, genera deficiencias en los repartos

19.11.2019 00:00 h.
4 min

Que el Black Friday genera un gran impacto económico es indudable, pero no lo es menos que también supone un perjuicio medioambiental para el planeta. Este año se enviarán 3,5 millones de paquetes y se contratarán 13.749 personas adicionales en el sector de la logística para poder entregar las compras a domicilio.

“Toda campaña que promueva el consumo desmedido, y especialmente de productos que no son de primera necesidad sino complementos, tiene un fuerte impacto sobre el medio ambiente”, señala el profesor de Estudios de Economía y Empresa de la UOC, Eduard J. Álvarez. Este apunta a la “conversión de recursos naturales o materias primas en productos elaborados que quizá en algunos casos no esté justificada”.

Envases, varios envíos y devoluciones

El impacto medioambiental se produce a varios niveles. Por un lado, en la dificultad de poder agrupar pedidos --ya que son de diferentes tamaños--, lo que supone que en muchas ocasiones se tenga que realizar más de una entrega para un mismo destinatario, cuando no ocurre que el cliente está ausente y hay que acudir en una nueva ocasión. Otras cuestiones son la “gran cantidad de envases de cartón y plástico para un envío y el transporte internacional, cuando el producto viene de China, por ejemplo, que contrarrestan la ventaja que supone que el comprador no tenga que desplazarse”, asegura la profesora de Economía y Empresa de la UOC, Neus Soler.

Según Soler, en lo que respecta a envíos y devoluciones, “podemos afirmar sin ninguna duda que las ventas online son menos sostenibles”, a pesar de que a priori resulta “más ventajosa” la compra por internet al evitar desplazamientos personales a los comercios. De hecho, la saturación se da en el sentido inverso ya que, como explica Álvarez, “el sistema de distribución se ve muy presionado y eso genera impactos en la ciudad”.

Falta de personal logístico

Para tener una visión global del peso de la logística durante el Black Friday, que si bien tendrá lugar el 29 de noviembre, las grandes cadenas ofrecerán descuentos a lo largo de la semana: solo el lunes posterior, se realizarán 3,5 millones de envíos, un 10% más que en 2018, según datos de la Organización Empresarial de Logística y Transporte UNO.

Instalaciones de Amazon en Alemania / Amazon
Instalaciones de Amazon en Alemania / Amazon

De hecho, de las 32.000 contrataciones que se realizarán con motivo del Black Friday, el 57,1%, más de 18.000 empleos, serán en el ramo de transporte y logística, según un estudio realizado por Randstad. No obstante, el sector ya ha expresado los problemas para encontrar personal: “Las empresas de paquetería y logística están teniendo dificultades para contratar repartidores y vehículos de reparto con los que asumir este incremento de actividad, debido a que se produce un pico de demanda brutal en tan solo una semana”, señala el presidente de UNO, Francisco Aranda.

Entre las alternativas para realizar un consumo más respetuoso con el medio ambiente, más allá del uso de vehículos eléctricos, también está ampliar los plazos: “Si el consumidor facilita al vendedor que pueda hacerle entrega de la mercancía con más margen, le dará suficiente margen temporal como para dejar de presionar la cadena de suministro”, subraya Álvarez.