Menú Buscar

Costa Cruceros amenaza con 'zarpar' de Barcelona si la ciudad sube los impuestos

La cúpula de la naviera italiana avisa de que "hay otros puertos" y recuerda el ejemplo de Venecia, que perdió tráfico a favor de destinos del Adriático

10.05.2016 23:09 h.
3 min
Desde hace años, el paisaje del puerto de Barcelona está poblado de grandes buques vacacionales.
Ignasi Jorro

Costa Crociere podría dejar Barcelona si la ciudad limita los cruceros. La cúpula de la naviera italiana ha avisado el martes de que "hay otros puertos" si el gobierno municipal de BComú aumenta los impuestos, como ha propuesto recientemente. La cúpula del operador ha advertido de que "experiencias anteriores" de limitación en destinos "han obligado a restar capacidad".

"CLIA, la patronal del sector, está en diálogo permanente con el consistorio. Pero hay precedentes. En Venecia, los obstáculos a la llegada de buques desvió el negocio por todo el Adriático. En Sudamérica, la expulsión de algunos puertos generó nuevas rutas", ha explicado el presidente de la firma, Neil Palomba.

A preguntas de este medio, el ejecutivo ha enviado un mensaje al gobierno municipal: "Esperemos que impere el sentido común y se encuentre una solución beneficiosa para todos, porque Barcelona es estratégica".

Enfado en la naviera

La moderación de Palomba no la comparten todos los directivos de la compañía. "Barcelona no está saturada. La ciudad puede crecer, tiene capacidad para hacerlo. Nos gustaría recordar a las autoridades que la industria de los cruceros genera riqueza y empleo", ha agregado Norbert Stiekema, vicepresidente ejecutivo de Ventas y Marketing de Costa.

Otros altos cargos de la naviera han recordado que la firma "es rápida recolocando buques". Ejemplo de ello son, han añadido, las nuevas escalas abiertas una vez cerrados los puertos del norte de África y Estambul por la amenaza terrorista.

Crecimiento

Las advertencias de Costa llegan en pleno debate sobre el modelo crucerista en Barcelona. El ejecutivo local estudia extender la tasa turística a los pasajeros que pasan menos de doce horas en la ciudad. En la actualidad, la tasa sólo se impone a los viajeros que rebasan ese límite, por lo que la mayoría de buques --con escalas más cortas-- no la acaba pagando.

La nueva fiscalidad relaja la postura municipal con el sector. Poco después de coger la cartera en 2015, el concejal de Empleo, Empresa y Turismo, Agustí Colom, advertía de que la ciudad había sido "irresponsable" con los cruceros. Colom agregó que BComú pondría límite a las escalas.

Pese a las cortapisas que sectores políticos y vecinales quieren poner al sector, Costa se conjura para crecer. "Queremos hacer crecer la industria en España", ha avisado María Jesús García, directora para España y Portugal de la compañía.

Comentar
Antoni Ferret 13/05/2016 - 13:59h
Oh! Que se'n vagin! Els puc ben assegurar que no els trobarem a faltar GENS. Poden tenir la seguretat que l'ABTS (Assemblea de Barris per un Turisme Sostenible) estaran "encantats" que no tornin més.
¿Quiere hacer un comentario?