Menú Buscar
Playa de la Costa Brava con Cadaqués al fondo / AJ. CADAQUÉS

La Generalitat restringe a la mitad el suelo apto para construcción en la Costa Brava

El Plan Director Urbanístico de la zona reduce en más de 15.000 el número de viviendas de nueva creación en 17 municipios

3 min

El Govern de la Generalitat ha acotado a la mitad el suelo construible en la Costa Brava. El Plan Director Urbanístico (PDU) aprobado inicialmente por la Generalitat el lunes 2 de diciembre veta la construcción de 15.037 nuevas viviendas en 17 municipios de la zona litoral de Girona. 

El objetivo de la iniciativa --que llega durante la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid-- es "proteger la Costa Brava", tal como especificó Agustí Serra, secretario de Hábitat Urbano y Territorio del Ejecutivo catalán. Según los datos que maneja el Govern, el PDU del litoral gerundense supone la reducción de emisiones de dióxido de carbono en 619.468 toneladas, o lo que es lo mismo, un 61% menos respecto a las previsiones del planeamiento vigente hasta ahora. 

Revisión y blindaje de zonas naturales

El plan ha revisado la sostenibilidad de 202 suelos de 17 de los 22 municipios incluidos en la iniciativa. De todos ellos, 91 zonas --o lo que es lo mismo, 981 hectáreas-- pasarán a formar parte de la red de espacios abiertos y, por ende, serán suelos no urbanizables. En estos espacios se preveía anteriormente la contrucción de más de 12.800 viviendas. 

Los responsables de la Comisión de Urbanismo de Girona defienden que el desarrollo de nuevas construcciones en estos parajes supondría una "extrema contradicción" con los criterios de sostenibilidad de un asentamiento urbano. Los municipios destacados por esta medida son Tossa de Mar (Cala Morisca y Pola Giverola), Pals (Paratge Rodors e Interpals) y Begur (Sa Riera y Aiguafreda).

Cambios en construcción

Ademas del veto de construir en algunas zonas, el PDU de la Costa Brava obliga a cambiar las condiciones de desarrollo de espacios como Sa Guarda o el Turó d'en Calders en Cadaqués, donde se mantiene la superficie afectaba y el número de viviendas permitidas, pero se obliga a dejar libres las partes más elevadas y expuestas visualmente.

Además, a otros 6.153 domicilios potenciales se les pone como condición que cumplan una serie de directrices de integración paisajística cuando se desarrollen.