Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen corporativa de Hertz / EP

El coronavirus se lleva por delante al gigante del alquiler de coches Hertz

La compañía entra en concurso de acreedores en EEUU y Canadá al no ser capaz de afrontar el impacto de la crisis del coronavirus

2 min

La crisis generada por la pandemia del Covid-19 se ha cobrado una víctima de excepción: Hertz, el gigante del alquiler de vehículos, ha anunciado que solicitará el concurso de acreedores para sus filiales de EEUU y Canadá al no ser capaz de alcanzar un acuerdo con las entidades acreedoras para la reestructuración de su deuda.

Hertz anunció que se acogerá a las medidas de protección contempladas en el célebre capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU, a pesar de contar con una posición de liquidez que valora en unos 1.000 millones de dólares.

Desplome de ingresos

Sin embargo, no ha sido suficiente. La multinacional ha explicado que tomó la decisión por el impacto "repentino y dramático" que ha tenido la crisis del coronavirus sobre la demanda de vehículos de alquiler, lo que ha motivado una "abrupta" reducción en sus ingresos y en las reservas.

La empresa indicó que la declaración de suspensión de pagos solo engloba a sus filiales en EEUU y Canadá, por lo que sus principales regiones operativas, entre las que se incluyen Europa, Australia y Nueva Zelanda, no están afectadas.

Despidos

La empresa de alquiler de vehículos anunció a finales del pasado mes de abril el despido de aproximadamente 10.000 empleados en Norteamérica, debido a las consecuencias que la pandemia mundial de coronavirus está provocando en su negocio.

Hertz, que sustituyó a su presidenta y consejera delegada, Kathryn V. Marinello, hace menos de una semana, registró unas pérdidas netas atribuidas de 356 millones de dólares (329 millones de euros) durante el primer trimestre de este año, lo que supone más que duplicar sus 'números rojos' en comparación con los 147 millones de dólares (135,8 millones de euros) que perdió en el mismo periodo de 2019.