Menú Buscar
Una de las tiendas de la cadena Amantis

De la contención al desmadre: la evolución de las ventas de juguetes eróticos en cuarentena

Algunos sex shops detectaron un descenso de la demanda la primera semana del estado de alarma, pero después la situación fue animándose

4 min

Hace más de un mes que el Gobierno decretó el estado de alarma en España y los ciudadanos se encerraron en sus casas para evitar una mayor propagación del coronavirus. Los primeros días costó un poco acostumbrarse a la nueva situación, pero poco a poco los españoles se han ido adaptando. Los hábitos de consumo han cambiado como consecuencia del confinamiento y los comercios se han tenido que adaptar a la nueva situación. Eso mismo les ha ocurrido a los sex shops y a las tiendas eróticas.

Estos establecimientos se han visto obligados a bajar la persiana y a enfocar sus esfuerzos en la venta online. Sin embargo, algunos reconocen que la primera semana de confinamiento el bloqueo de los ciudadanos se tradujo en un descenso de las ventas de juguetes eróticos.

Del bloqueo a la liberación 

Marta Molas, coordinadora de comunicación de la cadena Amantis, confiesa a Crónica Global que la primera semana de cuarentena “la gente estaba en shock” y que eso se notó en las ventas. “No se vendía nada, ni tan siquiera Satisfyers”, asegura. Pero mientras pasaban los días la gente fue más consciente de que esta situación iba prolongarse en el tiempo, acordándose así de otros placeres. “La segunda semana de confinamiento las ventas online subieron un 47%”, detalla Molas. Aunque este repunte no compensa el cierre de establecimientos. “Nuestra facturación en tienda física es muy grande”, recuerdan desde Amantis.

La tienda online Platanomelón ha pasado por ese mismo proceso y cuando comenzó la cuarentena, sobre el 13 de marzo, se produjo un descenso de las ventas. Pero, afortunadamente, una semana y media más tarde, la situación se estabilizó y comenzaron a aumentar. “La gente no sabía muy bien qué estaba ocurriendo ni cómo reaccionar ante esta crisis y lo último en lo que pensaba era en comprar un nuevo juguete erótico. Pero después comenzamos a ser más flexibles y a atrevernos a adquirir productos para el ocio en casa”, matizan fuentes de la firma.

De hecho, en Platanomelon las ventas tras los primeros días de encierro llegaron a subir un 200% en comparación con las semanas anteriores al confinamiento. “En esta situación los juguetes son buenos aliados para luchar contra el estrés. Su uso hace que nuestro cerebro libere sustancias que nos hacen sentir a gusto y relajados. En momentos como el que estamos viviendo ahora mismo, este tipo de respiro al cerebro es importante”, detallan las mismas fuentes.

Aprovechar el tiempo

Por otro lado, las ventas de los juguetes Womanizer -- creadora del primer succionador de clítoris del mercado-- han aumentado en España en un 39% durante marzo, en comparación con el mes anterior. “La demanda a través de nuestra web sigue siendo alta”, explica a este medio la responsable de Relaciones Públicas, Susan Wolters. 

De hecho, la directora de Empoderamiento sexual de la firma, Johanna Rief, detalla que, aunque la compañía prevé enfrentarse a desafíos por culpa de esta crisis, la demanda de estos días les ha sorprendido. "La perspectiva de tener que quedarse en casa con o sin pareja durante un período prolongado invita a muchas personas a encontrar formas de aprovechar el tiempo del mejor modo posible”, concluye.