Menú Buscar
Unos niños que entran en un autobús de transporte escolar / EFE

Golpe a un concurso de transporte escolar que se lió con los cinturones de seguridad

El Consejo Comarcal de la Garrotxa debe replantear el pliego de condiciones de la licitación porque obvió que es obligatorio usar la protección para participar

14.02.2017 00:00 h. Actualizado: 16.01.2019 13:30 h.
3 min

El Consejo Comarcal de la Garrotxa (Girona) deberá replantear las condiciones del concurso público para la adjudicación del servicio de transporte escolar en el territorio. Así lo ha decretado el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP) tras detectar que la mesa de licitación se había hecho un lío con la necesidad de incluir cinturones de seguridad en los vehículos.

La normativa actual manifiesta que es de obligado cumplimiento el hecho que lleven estas protecciones, básicas para evitar daños mayores en caso de accidente. Pero la Administración comarcal se olvidó de reflejarlo en el pliego de condiciones del concurso. Incluyó una doble valoración en la que se tenía en cuenta el año de la matriculación del vehículo y si disponía o no de cinturones de seguridad.

Puntos para autobuses sin cinturones

Es decir, contemplaba la posibilidad de que los autobuses que se encargaran del servicio no incluyeran protecciones para los menores. Incluso les otorgaba puntos. En las tablas diseñadas se daban 0,2 enteros por vehículo matriculado entre 2005 y 2008. No fue obligado incluir cinturones en los autobuses escolares hasta 2007.

El tribunal indica en su resolución que la concesión se debe retrotraer hasta el momento de elaborar los pliegos “para que el órgano de contratación los ajuste de forma consecuente con la redacción de los criterios de valoración del recurso”.

Le manda anular la doble valoración e ir más allá: “Incluso, atendiendo cuales sean realmente sus prioridades y necesidades de contratación, dentro de sus potestades y con total libertad para configurar los parámetros que considere oportunos en virtud de las circunstancias concretas del caso, y por tal de evitar la falta de equidad que ahora se configura con la puntuación establecida, pueda barajar la posibilidad de establecer como requisito obligatorio para participar en la licitación la condición que, tal y como se exige en la normativa actual, sea de obligado cumplimiento que los vehículos lleven cinturones de seguridad”.

Siete millones al día

El licitador abrió el concurso en marzo de 2016. Modificó el precio estimado del contrato un mes después. Elevó la oferta licitada hasta los 6.696,66 euros al día más el 10% de IVA. La subasta acabó poco después ante el TCCSP por un recurso que presentó la Asociación de empresarios de Transporte Discrecional de Cataluña (Audica).

La concesión tenía que estar firmada en septiembre de 2016, momento del inicio del contrato, y con vigencia hasta junio de 2020. El recurso ante el TCCSP ha dilatado los plazos iniciales del concurso público.