Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La sede del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), ubicada en la zona industrial de los alrededores de la capital catalana / CG

Trabajo recrimina a los 'comuns' el maltrato a los trabajadores del AMB

Inspección da de plazo hasta abril para que presenten un informe sobre los riesgos psicosociales en la Administración tras las denuncias de los empleados

5 min

Inspección de Trabajo ha recriminado al Gobierno del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), presidido por Ada Colau, el trato que da a los empleados de la Administración. De hecho, le ha dado de plazo hasta el próximo abril para completar una auditoría interna sobre la salud laboral en la institución mediante un informe de evaluación de riesgos psicosociales de la plantilla.

El estudio se encargará de forma oficial en las próximas semanas. Fuentes de la institución indican que se ha completado la elección de la compañía que se contratará para este fin.

Denuncias del personal

El origen de la polémica parte de varias denuncias del personal laboral del AMB sobre el presunto maltrato (nunca físico) que recibieron por parte del exdirector del Área de Planificación Estratégica, Francesc Magrinyà, y en la Agencia de la Transparencia, liderada por Gemma Calvet.

Ambos cargos fueron designados por los comuns, el partido de la alcaldesa de Barcelona, ya que están vinculados a ámbitos que son responsabilidad del partido tras los acuerdos de gobierno en la legislatura en curso y en la anterior.

Magrinyà y Calvet

Magrinyà ya no forma parte del AMB. El Ejecutivo aceptó a principios de octubre la “renuncia voluntaria” del ingeniero de caminos, tal y como explicó, aunque fuentes metropolitanas informaron que los problemas laborales que arrastraba fueron clave para acabar con su carrera en la institución.

La alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, Ada Colau, junto al número dos de la institución supramunicipal, el socialista Antonio Balmón / EUROPA PRESS
La alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, Ada Colau, junto al número dos de la institución supramunicipal, el socialista Antonio Balmón / EUROPA PRESS

Siguió en un primer momento en el cargo tras los indicios de acoso laboral probados, pero con la prohibición de cualquier comunicación directa con la plantilla. Se pasó media legislatura con una persona que ejercía de intermediario y trasladaba las órdenes y directrices que daba a los empleados. El caso de Calvet fue bastante parecido en cuanto a las quejas de los afectados, aunque en esta ocasión los comuns no llegaron tan lejos.

Pusieron en marcha una investigación interna, que corrió a cargo del mismo partido, en el que se reconoció de forma explícita que las formas de dirigir de la responsable de Transparencia generaron tensión en el departamento. Con todo, las consecuencias se limitaron a una demanda de rectificación y al cambio de departamento de los trabajadores que estaban en una situación más delicada. La ejecutiva fue confirmada en verano en el cargo.

Tensión en el Gobierno del AMB

El trato que se da a los trabajadores públicos de este ámbito también ha generado tensión en el seno del Gobierno metropolitano. El PSC, dirigido por Antonio Balmón, pidió en la última reunión de la Comisión Ejecutiva al representante de los comuns, Eloi Badia, una disculpa pública con los trabajadores del AMB por los problemas laborales que surgieron en la legislatura pasada y que serán evaluados en los próximos meses, tal y como indican fuentes conocedoras del encuentro. 

El también vicepresidente de Ecología se negó a ello al alegar que nadie les había señalado de forma directa como responsables del malestar de la plantilla, añaden los mismos interlocutores. Cuestión que generó un desencuentro entre el partido que tiene la mayoría en la institución y el que ostenta la presidencia.

ERC y JxCat

Analizar las consecuencias de la visita de Inspección de Trabajo formaba parte del orden del día del encuentro. En él también participaron los representantes de ERC y JxCat, los otros dos partidos que conforman el Gobierno cuatripartito del AMB. Con todo, su exposición fue menor, señalan los mismos interlocutores.

La salud laboral del Área Metropolitana se conocerá en poco más de tres meses.