Menú Buscar
Un empleado de la industria de la automoción hace recambios en un coche / EFE

La competitividad en precios de la industria catalana cae 2,1 puntos el primer trimestre

La tasa de cambio del euro respecto a las principales divisas ha empeorado 2,3 puntos porcentuales respecto a los primeros meses del pasado ejercicio

2 min

La industria manufacturera catalana sufre un empeoramiento de la competitividad en precios respecto a los países industrializados. Este índice ha vivido una subida de 2,1 puntos porcentuales en el primer trimestre de 2018 con respecto al mismo periodo del año pasado. El aumento del índice se traduce en que existe una subida de precios en el sector industrial, lo que se traduce en un empeoramiento de la productividad.

El impacto negativo viene producido, según señala el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), por el empeoramiento del componente nominal, es decir, por la tasa de cambio del euro respecto a las principales monedas extranjeras. La tasa de cambio ha aumentado de los 99,1 puntos a los 101,4 entre el primer trimestre de 2017 y del 2018. Es decir, que ha empeorado 2,3 puntos porcentuales.

Subida del componente de precios

El índice de competitividad de precios en la industria se extrae del componente nominal y del componente de precios, esto es, del índice de precios relativos de las manufacturas catalanas. Esta segunda variable ha vivido una mejora interanual de 0,3 puntos porcentuales en el periodo enero-marzo. Sin embargo, esta tendencia favorable no ha sido suficiente para contrarrestar la caída del componente nominal.

El empeoramiento de la competitividad en precios de la industria catalana refleja la tendencia que viven la mayor parte de las áreas geográficas analizadas: la Europa de los 28; los países desarrollados (Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Eslovenia, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza) y los industrializados (que incluye a la UE-28, los países desarrollados, Corea del Sur, filipinas, Hong Kong, La India, Indonesia, Malasia, Singapur, Taliandia, Taiwñan y China). La única área que cuenta con una tendencia diferente es la zona euro, donde el índice de competitividad en precios se mantiene.