Menú Buscar
La calle Ferran de Barcelona, con numerosos comercios / EFE

Los comercios dejan de ingresar 50 millones por cancelación del Mobile

El presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené, señala que la suspensión del congreso les ha cogido "desprevenidos" y piden generar confianza

3 min

Los comercios de Barcelona dejarán de ingresar hasta 50 millones de euros por la cancelación del Mobile World Congress, según estimaciones del presidente de Barcelona Oberta, Gabriel Jené.

El presidente de esta asociación, que agrupa a los principales ejes comerciales y turísticos de la ciudad, ha asegurado que, además de las compras que se dejarán de hacer, la cancelación del evento perjudica a la actividad comercial en general por los casi 500 millones de euros que no vendrán a Barcelona.

"Generar confianza"

Según Jené, la suspensión del Mobile les ha cogido "desprevenidos" y creen que ahora hay que generar confianza, porque no hay ningún motivo para que la gente no venga a la capital catalana, donde no ha habido ningún caso de coronavirus. El perfil del cliente de cliente del congreso de telefonía es de alto poder adquisitivo y realiza sus compras, principalmente, en las tiendas del centro de Barcelona y del aeropuerto.

Por su parte, el presidente de la asociación Barcelona Global, Pau Guardans, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que "salga a la calle" y "llene" la ciudad, los museos y los restaurantes para transmitir normalidad tras la cancelación del evento. 

"Buscar soluciones"

Guardans ha participado este jueves en un desayuno informativo organizado por el Fòrum Empresarial del Llobregat donde ha explicado la labor de la asociación que preside para proyectar la imagen de Barcelona al exterior y atraer talento, y ha reclamado extraer conclusiones y oportunidades del "revés" que implica la suspensión del congreso de móviles. Así, aunque ha reconocido que "hoy es un día triste" pero ha animado a "salir a buscar soluciones y construir para el futuro, siendo conscientes que es una mala noticia que nos causará perjuicios a corto plazo pero no nos podemos quedar ahí". 

Guardans ha invitado "a los ciudadanos que se preguntan qué pueden hacer" ante esta situación a "proyectar una imagen de ciudad normal, viva, activa y mediterránea, no una ciudad preocupada, triste y acomplejada. Hemos tenido un revés que no hemos podido controlar porque no dependía de nosotros, pero tenemos que salir a hacer frente a esta adversidad".