Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Representantes del comercio y la hostelería, entregando carbón a los consejeros del Govern / BTV

Comercio y restauración llevan carbón al Govern

'Botiguers' y hosteleros alertan de que los cierres decretados por la Generalitat de Cataluña hunden las rebajas, su "última esperanza"

3 min

Comerciantes y restauradores han llevado carbón al Gobierno catalán hoy jueves, 7 de enero. Botiguers y hosteleros han entregado el mineral, símbolo de castigo de las travesuras de los más pequeños en la fiesta de los Reyes Magos, para protestar contra el trato de la Generalitat de Cataluña a los dos sectores. Consideran que las restricciones sanitarias suponen un impedimento "grave" al funcionamiento de sus locales. 

Han firmado la acción de protesta el Gremio de Restauración de Barcelona, Barcelona Oberta, Fundació Barcelona Comerç y Comertia. Las organizaciones patronales han depositado carbón para "los consejeros" del Ejecutivo autonómico por las trabas a su operativa que rigen desde el 21 de septiembre, en el caso de la restauración, y a partir de hoy, 7 de enero, en el capítulo del pequeño comercio y las grandes superficies.

Made with Flourish

Rebajas tocadas

Antes de entregar el obsequio a los consejeros de la Administración autonómica, los representantes del comercio y la restauración han alertado de que el cierre parcial de los dos sectores torpedea el inicio de las rebajas en Cataluña, su "última esperanza". 

Asimismo, han recordado que tanto los establecimientos comerciales como la hostelería son lugares "seguros", habida cuenta de los datos de origen de los contagios que publica con regularidad el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.  

Cierre de gimnasios y comercios

Cabe recordar que desde este jueves quedan cerrados por orden gubernativa los gimnasios y parte de la red comercial. En el caso del deporte, las nuevas restricciones antipandémicas suponen la clausura de los centros de fitness y la limitación del 50% del deporte al aire libre. 

Con los comerciantes el Govern ha sido aún más duro. Los establecimientos de menos de 400 metros cuadrados solo podrán abrir de lunes a viernes. El fin de semana podrán operar solo los servicios esenciales, tales como alimentación o farmacias. Las grandes superficies quedan cerradas hasta el 17 de enero, como mínimo.