Menú Buscar
Imagen de archivo de la calle Ferran de Barcelona, una de las más comerciales de la ciudad / EFE

El comercio catalán exige libertad para cerrar las tiendas más tarde

Las patronales Foment y Pimec se muestran preocupados por el "retraso injustificado" en la ordenación horaria del sector

3 min

Las dos principales patronales catalanas, Foment del Treball y Pimec, han reclamado al Parlament que se ponga las pilas y fije, de manera definitiva, el horario comercial en Cataluña. 

La propuesta “unitaria” solicita “de urgencia” limitar el margen de apertura entre las 6.30 de la mañana y las 21.30 horas.

Verano e invierno

Estas horas salen de la media realizada entre lo que es el horario de verano --de 7.00 a 22.00-- y el de invierno --de 06.00 a 21.00--.

Ambas patronales rechazan de manera taxativa la voluntad de establecer un horario para el comercio que fije el cierre de las tiendas a las 21.00 o incluso a las 20.30 horas, tal y como está sucediendo en la actualidad. Exigen 30 o 60 minutos más en la hora de cierre.

Imagen de archivo de uno de los epicentros comerciales de Barcelona : EP
Los centros comerciales exigen a los parlamentarios catalanes una reforma horaria definitiva / EP
 

"Retraso injustificado"

Foment y Pimec reclaman a los partidos políticos parlamentarios que defiendan el acuerdo al que han llegado y lo hagan cuanto antes. 

Los representantes del sector comercial de Cataluña también han expresado su preocupación por el "retraso injustificado" de la tan prometida reforma del horario actual. Consideran que introducir este horario doble en la Ley de Comercio fue un error porque no se consensuó con el sector. Asimismo, insisten en que genera “desconcierto” entre comerciantes y consumidores.

Racionalización

Por otro lado, Foment Comerç y Pimec Comerç han insistido en que el Pacto por la Reforma Horaria, apueste por la “racionalización de los horarios”. En este sentido, insisten en que esta propuesta debe enmarcarse en el “equilibrio entre la libertad y la autosuficiencia” de la ciudadanía en sus relaciones de consumo.

Las patronales han recalcado que “cuando el sector y el resto de ámbitos se lo permitan y se garantice la viabilidad y estabilidad”, se adaptará a las medidas que se aprueben. Foment y Pimec han insistido que, tal y como se acordó en la Mesa Cuadrangular de Comercio, es necesario que se lleven a cabo medidas previas como estudios de impacto de la reforma horaria en el comercio, pruebas piloto en diferentes municipios y campañas de sensibilización.