Menú Buscar
Las instalaciones de Grupo Comapa, en Albobendas, Madrid / GOOGLE STREET VIEW

Comapa, obligado a indemnizar a dos directores comerciales por despido improcedente

La justicia considera improcedentes las destituciones de los hermanos Álvarez Fra y señala a los socios mayoritarios de Grupo Comapa

4 min

Los Juzgados de lo Social 9 y 40 de Madrid han declarado improcedentes los despidos de David y Jaime Álvarez Fra de Comapa. Esta decisión golpea a los socios mayoritarios del conglomerado, el gigante cárnico Vall Companys y su asociada Les Pedreres, propiedad de Blai Parés, a la sazón director ejecutivo de Comapa.

Por ello, Comapa tendrá que indemnizar a David y Jaime con 50.000 euros y 75.800 euros, respectivamente, con el aval de Osona Intensiva, holding del conglomerado.

La crisis de Comapa

La consideración de improcedente de los despidos desmiente así las causas esgrimidas por Comapa para ejecutarlos. En un comunicado, la firma justificó la salida de los hermanos Álvarez Fra en una “negligente gestión al frente de la compañía”. “Esta gestión se significaba por emplear prácticas comerciales e industriales agresivas, no sostenibles y que han puesto en riesgo la viabilidad empresarial de la compañía”.

Sin embargo, y tras la firma de las actas de conciliación, Comapa desliga ahora a David y Jaime de la crisis que derivó en la solicitud de preconcurso de acreedores en mayo del 2019, primero, y en el inicio del proceso de liquidación, después.

Los gestores de Comapa

Ello pone de manifiesto que ninguno de los dos hermanos lideraba la dirección de Comapa, cuya responsabilidad recaía en los representantes de las compañías Vall Companys y Les Pedreres. De hecho, David y Jaime eran entonces directores de ventas y administración, respectivamente, este último a tiempo parcial.

La dirección ejecutiva de Comapa recaía en Blai Parés, propietario de Les Pedreres, que se reservaba la dirección financiera de la compañía según contrato de prestación de servicios en el que se estipulaba una remuneración mensual y una participación en los ingresos de la empresa jamonera en función de los incrementos de venta. A través de este contrato Les Pedreres venía percibiendo cerca de dos millones de euros anuales.

Vall Companys se reservaba la dirección estratégica de Grupo Comapa, que diseñaba su máximo gestor, José Pedrós.

Directivos de un nivel comercial

Las fuentes jurídicas consultadas señalan su extrañeza que a unos directivos de un nivel estrictamente comercial se les haya intentado acreditar supuestamente como responsables de la dirección de la compañía y se deriven hacia ellos supuestas responsabilidades en el colapso de la sociedad jamonera.

Esas fuentes reiteran que la responsabilidad estratégica y financiera de Grupo Comapa recaía en los representantes de Vall Companys y Les Pedreres. La formulación y presentación de las cuentas de la sociedad era efectuada por los representantes de Les Pedreres; el responsable legal de la empresa era Carlos Molera, abogado del consejero delegado Blai Parés, y el auditor de la compañía, que nunca puso objeciones a las cuentas de la sociedad ahora en fase de liquidación, era el grupo Pleta, seleccionado e impuesto por Vall Companys.