Menú Buscar
El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, y el presidente de la inmobiliaria, Juan José Brugera / EUROPA PRESS

Colonial gana 32 millones en el primer trimestre, un 39% más

La inmobiliaria apenas sufre el impacto del coronavirus y prevé que la pérdida de rentas no supere el 6%

3 min

Colonial ganó 32 millones de euros en el primer trimestre del año, un 39% más que en el mismo periodo de 2019. La socimi prevé que la crisis del coronavirus tenga un impacto "limitado" en sus cuentas y que la pérdida de rentas no supere el 6%.

En una comunicación a la CNMV la compañía catalana ha detallado que los resultados responden en parte a los menores gastos financieros y la menor carga impositiva. También ha añadido que, en términos recurrentes, el beneficio neto habría sido de 36 millones, un 10% superior. Asimismo, durante el mes de abril, la compañía ha asegurado no registrar incidencias significativas de impago, aunque prevé un descenso de los ingesos de entre el 2 y el 6%.

Negociaciones con inquilinos

Colonial, que se dedica al alquiler de edificios de oficinas en ubicaciones de primer nivel de Barcelona, Madrid y París, está en conversaciones con sus inquilinos y está analizando y negociando sistemas de diferimiento o incluso bonificaciones en el pago de rentas, especialmente en aquellos casos de empresas con dificultades financieras.

El presidente de Colonial, Juan José Brugera, ha remarcado que el impacto de esta crisis sobre la compañía es "limitado", ya que apenas tiene inquilinos del sector comercial o expuestos gravemente a la crisis, y ha insistido en que las empresas que tienen sus sedes en edificios de Colonial son inquilinos "estables" y con perfiles "sólidos".

Pocas desviaciones a la baja

De hecho, el consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, ha apuntado que tanto en las contrataciones firmadas en abril como en mayo no han sufrido "desviaciones a la baja sobre sus expectativas", de forma que las bonificaciones apenas han supuesto el 2% de los ingresos anuales.

En cuanto a los resultados de este trimestre, la compañía ingresó 86 millones por rentas de sus edificios, frente a los 87 millones obtenidos en el primer trimestre de 2019, pese a la política de desinversiones de activos no estratégicos que llevó a cabo en la segunda mitad de 2019.

Por otra parte, la compañía subraya que cerró el primer trimestre del año con una liquidez de 1.900 millones de euros, que ahora se sitúa ya en 2.100 millones y con una caja de 535 millones, de forma que la liquidez cubre los vencimientos de deuda hasta 2023.