Menú Buscar
La sede del Colegio de Arquitectos de Cataluña, la organización que celebrará elecciones el 10 de mayo / CG

Los independentistas se juegan el control del Colegio de Arquitectos

Dos de las tres candidaturas que concurrirán a las elecciones en la organización quieren pasar página a una etapa marcada por la exposición política

Ignasi Jorro / Cristina Farrés
7 min

El Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC) ha abierto formalmente el proceso electoral para escoger los nuevos órganos de gobierno y representantes en la institución. Unos comicios que en esta ocasión tendrán un sesgo más allá de la actividad profesional, ya que la cuestión independentista será otro de los elementos que se debatirán sobre el futuro de la organización.

Una consecuencia de la gestión del mandato de Lluís Comerón, el último decano. Fuentes del COAC indican que su sesgo ante cuestiones políticas ha generado malestar. Señalan que llevó a posicionarlo abiertamente a favor del procés, cuestión que se quedaba al margen de las razones profesionales y que propició las críticas que se han colado en el proceso electoral.

Tres candidaturas para el 10 de mayo

El plazo de presentación de listas ha concluido. Preguntada por el número de candidaturas que concurrirán a los comicios colegiales del próximo 10 de mayo, una portavoz del COAC ha indicado que no podía precisar la cifra porque la junta electoral aún no las ha validado. La misma fuente ha remitido a la información oficial del organismo, que actualmente se limita a establecer las bases y el calendario de la cita electoral.

Sí han arrojado más luz sobre el proceso de renovación del estamento profesional fuentes de una de las candidaturas. “Concurrirán tres listas. Una, la de la antigua vicedecana y actualmente decana en funciones, Assumpció Puig. Otra, la del profesional Enric Mir --con despacho propio--, que hasta ahora ejercía de vocal en la junta”, ha indicado. La tercera propuesta se presenta con espíritu de transversalidad y es la que encabeza el actual gerente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Ramon Torra.

Continuista, renovadora y transversal

¿Qué les diferencia? “Puig es el epítome del continuismo de la junta presidida por Lluís Comerón. Es su relevo natural y poco nuevo se puede esperar de su lista. Mir es todo lo contrario. Quiere dar la vuelta a la institución, recuperar ingresos y prestigio. Propone una refundación”, ha defendido el profesional.

En cuanto a Torra, es también un profesional conocido en el colegio que ha conseguido sumar a su candidatura a perfiles diversos. Desde progresistas como el suyo, próximo a ámbitos socialistas y cercanos a ICV, hasta otros miembros de la lista abiertamente independentistas. Aunque fuentes próximas a su candidatura dejan claro que quiere superar debates políticos que desgastan internamente a la institución y centrarse en lo estrictamente profesional.

Máxime en un momento en el que la recuperación económica empieza a notarse en una de las actividades que más sufrieron por la crisis y el fin de la burbuja inmobiliaria en España.  

Quejas internas

“En el caso del plano secesionista, las candidaturas también difieren. Si gana, Puig cogerá el testigo de una junta muy decantada políticamente: apoyó el referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017 en Cataluña y se significó contra la prisión preventiva decretada para los miembros del Govern cesado y los Jordis. Ello generó una queja formal interna”, recuerdan los miembros del COAC consultados.

¿Seguirá el colegio en manos del independentismo? “Dependerá de quien gane. El COAC ha sido uno de los organismos colegiales más activos en la defensa del soberanismo. Paradójicamente, también ha proporcionado los últimos tres últimos responsables del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE). En el periodo de mayor tensión entre Cataluña y el resto del país, el organismo ha nutrido de talento al ente nacional de coordinación”, añaden.

Apoyo al ‘procés’

Las elecciones del 10 de mayo dilucidarán si la antaño prestigiosa institución continúa en la senda de tomar partido por sólo una de las partes en el contencioso político catalán o representa a toda la ciudadanía. Cabe tener en cuenta que el 20 de septiembre de 2017, el COAC fue uno de los 90 entes profesionales firmantes de un manifiesto en defensa de la consulta ilícita de separación, cuyo armazón legal había prohibido el Tribunal Constitucional (TC).

La adhesión siguió al apoyo del organismo al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anuló de forma cautelar. Tras el 1-O, el colegio anuló los actos de la Fiesta de la Arquitectura, previstos para el 6 de octubre, y verbalizó su “condena a las cargas policiales” de la jornada. Otro elemento de decisión que puso a prueba la cohesión interna.  

Rechazo a la prisión preventiva

Ya en el ejercicio en curso, con Comerón al frente del CSCAE y pese a una queja formal de varios colegiados por los posicionamientos políticos anteriores, la institución se sumó al manifiesto del Consejo de la Abogacía Catalana contra la situación de prisión preventiva de los exmiembros del Gobierno catalán y los expresidentes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) Jordi Sànchez y Òmnium Cultural Jordi Cuixart.

Otro movimiento político que se valorará en las urnas en aproximadamente un mes.