Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una comparecencia ante los medios de comunicación / MA

Colau reconoce que “no le gusta” que el Supremo haya dado la razón a Agbar

La alcaldesa de Barcelona se muestra “sorprendida” por la decisión del Alto Tribunal de anular el fallo del TSJC de 2016

4 min

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reconocido este miércoles que la decisión del Tribunal Supremo de validar el modelo de gestión de agua del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) a través de una empresa mixta controlada por Agbar no es de su agrado. “No nos ha gustado nada la sentencia”, ha manifestado en declaraciones a los medios tras conocer el fallo del Alto Tribunal.

Colau, sorprendida por el aval del TS a la empresa mixta del agua en Barcelona / EFE

Asimismo, se ha mostrado “sorprendida” por la decisión de las Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativa de revocar la anterior resolución judicial. La que el Tribunal Suprerior de Justicia de Cataluña (TSJC) publicó en 2016 en que se señalaban los errores administrativos que llevaban a la anulación de una empresa participada por Agbar (70%), Criteria Caixacorp (15%) y la propia institución que representa a 36 municipios de Barcelona y su ámbito de influencia (15%).

Planes de los comunes frustrados

Aunque el AMB era uno de los afectados con el fallo de hace tres años, la propia Colau declinó en ese momento unirse a los privados para defender la colaboración público-privada en el servicio del agua. Fue una decisión que tomó la presidencia del AMB a título individual y no se validó en el Consejo Metropolitano, hecho que muestran los intereses de los Comunes en este sentido.

Eloi Badia, vicepresidente de Medio Ambiente que defiende que el recibo del agua de Barcelona y su área metropolitana bajará / CG
Eloi Badia, vicepresidente de Medio Ambiente del Área Metropolitana de Barcelona / CG

El vicepresidente de Medio Ambiente y hasta la pasada legislatura mano derecha de la alcaldesa, Eloi Badia, ha trabajado desde el primer día que irrumpió en la institución para desmontar la empresa de economía mixta. Los Comunes defienden que la gestión pública en este ámbito es mucho mejor que cualquier otra, una tesis ideológica que ha implicado destinar millones de euros a estudiar los pasos que se deben seguir para cambiar el modelo de gestión.

Sin posibilidades de más recursos

De hecho, Badia incluso ha intentado paralizar la gestión en la empresa mixta al impugnar las cuentas de 2017. Cuestión que también está judicializada y que podría suponer otro revés para el equipo de Colau en su estrategia sobre el agua.

Los cuatro recursos de casación a los que ha respondido el Tribunal Supremo de forma análoga dan por cerrada la vía judicial. Fuentes jurídicas recuerdan que se trata de una resolución firme contra la que no cabe ningún otro recurso. Asimismo, señalan que la ejecución será sencilla. Aunque los Comunes rechazaran el modelo de gestión del agua del AMB no dieron el paso para ejecutar la primera decisión del TJSC a la espera del Alto Tribunal estatal. Han evitado de esta forma que el conflicto del agua metropolitana fuera a mayores.