Menú Buscar
Janet Sanz (i) y Eloi Badia (d), vicepresidentes del Área Metropolitana de Barcelona y concejales de BComú, en la presentación de la propuesta de tarifas.

Colau presiona a la Generalitat para bajar el canon del agua

El Gobierno del Área Metropolitana propone una reducción de la tarifa de abastecimiento en baja del 2,39% que se traduce en un ahorro de 10 euros anuales por contador

5 min

El Gobierno liderado por Ada Colau en el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) inicia los trámites para rebajar la tarifa de abastecimiento de agua el 2,39%. Se trata de una pequeña parte de la factura final que abonan los usuarios y se traducirá en un ahorro aproximado de 10 euros por cada contador, según los cálculos del vicepresidente de la Administración, Eloi Badia. Pero lo más importante, tal y como él mismo ha reconocido, es que pone entre la espada y la pared a la Generalitat de Cataluña para que haga lo propio en la parte de la que es responsable.

La decisión de BComú beneficiará a 1,5 millones de usuarios en Barcelona y otros 19 municipios de su ámbito de influencia. Si el Gobierno de Carles Puigdemont hiciera lo propio con el canon de Aigües Ter Llobregat (ATLL), se rebajaría la factura de casi cuatro millones de personas. Ese es el objetivo que persigue el Ejecutivo supramunicipal.

Viabilidad de la sociedad mixta

¿Es factible dar el paso? Badia y su compañera de partido, Janet Sanz, defendieron este martes que la reducción no compromete la viabilidad de la empresa mixta que realiza el servicio. El AMB controla el 15% de la sociedad y el resto se reparte entre Agbar (70%) y Criteria (La Caixa, con otro 15%).

El entendimiento en la compañía es complicado desde marzo, cuando el TSJC anuló el decreto de creación del operador. BComú apuesta desde ese momento por recuperar la titularidad pública del servicio y los privados han presentado recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Detalles de la rebaja

Hasta que el Alto Tribunal no se pronuncie, el servicio se ofrece mediante el grupo mixto. Las cuentas que plantea el Gobierno presupuestan 350 millones de tarifa de abastecimiento, 14 millones menos que el año pasado. Cinco se bajan por la rebaja directa del canon, que implicará menos ingresos para la Administración. El resto lo asumen Agbar y Criteria, que propusieron un incremento del 1,6% del canon, según Sanz.

La mayor parte de los nueve millones de la mixta se ahorran por una rebaja del tipo de interés. “Hasta ahora se pagaba el 6,42% y lo ajustaremos al coste actual”, indicó Badia. Se ha fijado en el 3,92%.

Gastos en alta

También se ha decidido la eliminación de los “gastos vinculados a la conducción de salmuera que se deben imputar en la tarifa de alta”, añadió. Son aproximadamente un millón de euros anual pero aún no se ha obtenido el visto bueno final de la Agencia Catalana del Agua (ACA) para que esa parte del coste del saneamiento del agua que se da en la planta situada en Sant Joan Despí (Barcelona) desaparezca de la factura final.

No se realizará ninguna provisión por parte del Gobierno del AMB para abonar la factura. En el caso que la empresa pública presidida por Jordi Agustí decidiera que no se puede hacer la rebaja, se compensará en la revisión anual de la factura que se realiza en diciembre o se compensará en la tarifa de 2017.

Nueva tarifa en septiembre

Badia y Sanz indicaron que cuentan con los apoyos necesarios en el plenario del AMB para sacar la rebaja adelante. BComú encabeza el Ejecutivo supramunicipal gracias al apoyo del PSC y de otras plataformas municipales de la izquierda que ya ha dado el visto bueno a la reducción máxima que se puede desde la institución, según relatan los dos vicepresidentes.

Se pretende aprobar en el plenario de este julio. Después, se deberá discutir y aprobar en última instancia en la comisión de precios de la Generalitat, un organismo de concertación social. Si se pasa el trámite, que se considera casi burocrático desde el Gobierno del AMB, se deberá diseñar al detalle cómo impacta a la tarifa ciudadana. La rebaja se concentraría en los trámites variables, por lo que el ahorro final dependerá exclusivamente del consumo y el tramo en el que se encuentre cada usuario.

BComú calcula empezar a aplicar la nueva tarifa en septiembre.