Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y líder de los comunes que ha impulsado la energética de Barcelona / AJ BCN

La incongruencia de los comunes con la energética de Barcelona

El partido se apoya en ideólogos que han estado en contra del modelo de valorización para la puesta en marcha de la empresa municipal que empezará a operar este verano

6 min

Barcelona Energia empezará a operar este verano. El equipo de Gobierno de Ada Colau vende la operadora municipal como una de las grandes obras del mandato, aunque su puesta en marcha y el modelo en el que se apoya genera incongruencias internas en el partido en el Ejecutivo local. BComú ha apostado al culminar un proyecto que se inició en la alcaldía de Xavier Trias por la valorización energética. Es decir, en la quema de residuos para la generación. Se trata de un proceso que en su día fue muy criticada por el sector ambientalista de la formación.

También opta por la energía solar a través de placas como la fotovoltaica del Fórum. Aunque fuentes conocedoras del proyecto indican que sólo una pequeña parte del consumo saldrá de allí. La inmensa mayoría tendrá su origen en las incineradoras de Castelldefels y de Sant Adrià de Besòs (TERSA). 

Víctor Mitjans, contra la valorización

Entre los casos más públicos de esta incongruencia política se encuentra la de Víctor Mitjans, el jefe del servicio de programas y de estudios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) desde hace un año. Biólogo y ambientólogo de profesión, ha ayudado al equipo del vicepresidente de Medio Ambiente del AMB y concejal de Presidencia, Agua y Energía del Ayuntamiento, Eloi Badia, a dar forma al operador eléctrico municipal. El problema es que cuenta con un amplio discurso contra la incineración de residuos.  

Ha cargado contra el gran argumento en el que se apoyan los favorables a la valorización energética: que soluciona un doble problema para las sociedades modernas, eliminar residuos y generar energía de forma sostenible sin recurrir a los combustibles fósiles. “Aunque fuera cierto que la incineración es una solución al problema de los residuos, el precio que hay que pagar es demasiado alto”, aseguraba él mismo en un artículo que publicado tras el anuncio de la construcción de una incineradora en la Zona Franca.

Emisiones contaminantes

Negaba que usaran los filtros necesarios para evitar emisiones nocivas en los procesos. “Es absolutamente falso que las plantas incineradoras no produzcan cantidades significativas de contaminación peligrosa”, escribía Mitjans. Como óxidos de nitrógeno, cloruro de hidrógeno, plomo, cadmio, bencenos o fosgenos, entre otras.

Las críticas del cargo de BComú en el AMB han pasado a segundo plano al idear el operador público. El objetivo principal del partido con esta medida era dar carpetazo a la polémica del concurso público en el que Colau se enredó al renovar la concesión del servicio con empresas solo de renovables. El Gobierno local se enredó en las cláusulas de pobreza energética y la licitación acabó recurrida en el TSJC. Cuestión que, por ejemplo, sí se ha podido completar en el Ayuntamiento de Madrid, la otra gran plaza gobernada por Podemos.

Traspaso de contratos

Ante el enroque del concurso, se rescató el proyecto de Trias. Los comunes optaron por el operador público que desde este mes recibirá unos 1.000 contratos de instalaciones públicas del consistorio barcelonés. Todas las que operaban hasta la fecha con Endesa, la compañía que se benefició de una prórroga contractual tras denunciar los errores del pliegue de condiciones del proceso de concurrencia pública anterior.

Según los ecologistas más puros, la valorización no se puede considerar una energía verde por la contaminación que se produce en la quema de los residuos. Aunque grandes operadores de este segmento de actividad aseguran que es una energía más limpia que, por ejemplo, la quema de gas en centrales de ciclo combinado. Este ha sido uno de los argumentos que han esgrimido desde ciertos sectores de Bcomú ante el debate interno con la operadora municipal.

Denuncia a TERSA

Cabe recordar que, más allá de esta medida, la planta de valorización energética de TERSA cuenta con una denuncia de la coordinadora vecinal metropolitana AireNet. Fue acusada de elevada contaminación por dioxinas y malos olores ante la Fiscalía de Medio Ambiente. Tradicionalmente, Colau ha tenido buena ascendencia en los movimientos vecinales. Aunque también ha recibido críticas en la recta final del mandato.

Los portavoces del Ayuntamiento afirman que Mitjans no ha sido contratado formalmente como asesor en el proyecto de Barcelona Energia. Aseguran que no ha percibido ni un euro municipal en el proceso. Por parte del AMB, se declina hacer ningún comentario sobre la implicación del cargo público con el proceso de la capital catalana. Otras fuentes consultadas lo vinculan a nivel de partido.