Menú Buscar
El 'conseller' de Territori explica en rueda de prensa la falta de acuerdo para revisar los precios del transporte público

Colau impone su criterio sobre el precio del transporte a la Generalitat

El 'conseller' de Territori avisa que la congelación de tarifas imposibilitará realizar mejoras previstas en el transporte público y avisa de una futura revisión de gastos

7 min

Las tarifas del transporte público de Barcelona y su entorno metropolitano quedarán congeladas el próximo 2019, después de que comunes y Generalitat no hayan llegado a un acuerdo para revisar las tarifas, tal y como demandaba el Govern. Así, el deseo de la alcaldesa de Ada Colau de mantener los actuales precios de los billetes de bus, metro y tren se han cumplido pese a las advertencias de la Generalitat, que ha alertado sobre las posibles consecuencias que tendrá sobre el servicio.

La falta de consenso se ha materializado este miércoles durante el consejo de administración de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), el órgano gestor del transporte donde participan el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y la Generalitat, esta última con mayoría en el consejo (51%). En el mismo no se ha llegado a votar sobre las nuevas tarifas porque no había ninguna propuesta de consenso entre las administraciones, por lo que los precios se mantienen igual.

Posición de la Generalitat

El presidente del consejo de administración de la ATM y conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha afirmado en rueda de prensa que la congelación de tarifas tendrá un coste de 25 millones de euros que deberán asumir las administraciones. En consecuencia, estos recursos no podrán destinarse a mejoras previstas en el servicio, según el conseller, que ha alertado que se deberán revisar los gastos del transporte público para poder hacer frente a esta partida.

Calvet ha explicado que el Govern defendía una subida del 2% en los billetes del transporte --en consonancia con el IPC--, que equivaldría a un euro más al mes para los usuarios (0,25€ por cada billete de la T-10). "Nuestro modelo de transporte público es el de un servicio de calidad y mejorarlo requiere una buena financiación, que no puede provenir sólo de las administraciones”, ha manifestado el conseller de Territori.

Contención de costes

Además, Calvet se ha mostrado muy crítico con el argumentario de los comunes, que fían la congelación de tarifas a una partida de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) pactada entre Podemos y el PSOE: "No estamos aquí para hacer política ficción, porque un transporte público de calidad no se consigue con autoengaños, sino con un ejercicio de realismo", ha manifestado. El conseller ha insistido que se tendrá que elaborar "un plan de contención de costes en el plan de mejoras previsto en el transporte público" para financiar estos 25 millones. 

Según él, la posición del Ayuntamiento de Barcelona en esta cuestión ha sido irresponsable e imprudente, sobre todo si se tiene en cuenta que los Presupuestos Generales del Estado no han sido aprobados. 

Ofensiva de los comunes

Es en este punto donde los comunes han lanzado su particular ofensiva y hoja de ruta durante los últimos meses, capiteneados bajo la batuta de Ada Colau. Exigen a los partidos independentistas que aprueben los presupuestos de Pedro Sánchez, dado que contemplan partidas beneficiosas para Cataluña. Así, Colau lleva meses tratando de impulsar un acuerdo que permita una aprobación de las cuentas a tres niveles: Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona.

Pero desde el Govern rechazan este escenario, que lo tachan de "poco creíble". Un hecho extensible a la política del transporte. Por ello, Calvet ha avisado que el coste de congelar tarifas acabará siendo asumido por las administraciones que componen la ATM, dado la actual falta de apoyos parlamentarios a los presupuestos: "Fiar todo esto a una eventual aprobación de los Presupuestos en los que eventualmente se incluya un aumento de la aportación es en estos momentos un escenario poco creíble". 

Importancia de los PGE

Además, el conseller ha asegurado que en las conversaciones que ha mantenido con representantes del Gobierno central no le han garantizado este incremento, mientras que desde el Ayuntamiento se da por hecho.  

Por su parte, la concejal de Movilidad del Ayuntamiento, Mercedes Vidal, ha sacado pecho por la congelación de las tarifas. Según ella, las mejoras mejoras del servicio sí podrán realizarse, dado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) incluirán un incremento de la aportación del Gobierno central al sistema de transporte público del entorno barcelonés.

 

"Hemos hecho el trabajo"

Vidal ha destacado que el Ayuntamiento de Barcelona ha sido la administración que más ha incrementado sus aportaciones al transporte público los últimos años, y que el consistorio no sólo ha hecho su trabajo, sino que "ha ido a buscar" financiación al Estado con el acuerdo presupuestario después de los últimos recortes del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de transporte. Por ello, ha defendido que el año pasado se subieran los precios del transporte, algo que encuentra injustificado este año con el Ejecutivo de Sánchez. "Nosotros hemos hecho el trabajo, lo hemos incluído en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado", ha manifestado Vidal. 

Preguntada por el posible escenario si no se aprobasen los PGE, ha replicado que esta aprobación dependen del resto de partidos, también de los que forman el Govern. Así, la concejal ha traspasado la responsabilidad de que el transporte público disponga de 40 millones de euros más del Gobierno central en 2019 a los partidos independentistas que gobiernan la Generalitat.