Menú Buscar
¿Por qué no existe hoy una burbuja inmobiliaria en España?

Colau identifica un solo deudor de más de un millón en la campaña contra el fraude fiscal

Sacresa Terrenos 2 SL tiene una deuda de 1.645.845 euros que corresponde al IBI y plusvalías; incrementan las inspecciones a centros comerciales de Barcelona

2 min

El listado de evasores fiscales de Barcelona se ha reducido a uno. El Ayuntamiento de Barcelona ha publicado este lunes el nombre del único deudor de más de un millón de euros, en el marco de su campaña de lucha contra el fraude fiscal. Se trata de la promotora inmobiliaria Sacresa Terrenos 2, SL.

En un "nuevo ejercicio de transparencia y lucha contra el fraude fiscal", la alcaldesa Ada Colau, sin embargo, solo identifica un deudor: Sacresa tiene una deuda de 1.645.845 euros que corresponde al Impuesto de Bienes Inmobiliarios (IBI) y plusvalías y también algún IAE.

Sacresa Terrenos, es una de las promotoras de la familia barcelonesa Sanahuja, una de las principales fortunas de Cataluña, que presentó en 2010 la suspensión de pagos de sus cuatro principales compañías: Sanahuja Escofet Inmobiliaria, Sacresa Terrenos Promoción, Sacresa Terrenos-2 y Cresa Patrimonial.

Estrechar el cerco a los evasores

Esta medida forma parte de la política municipal para intensificar la lucha contra el fraude fiscal y estrechar el cerco a los evasores fiscales, ampliando los instrumentos de cobros de las deudas tributarias de las que dispone.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha destacado que: "En el Ayuntamiento estamos cambiando e intensificando la inspección fiscal y poniendo el foco y la lupa sobre los grandes contribuyentes. No hay privilegios para nadie y todo el mundo tiene que cumplir con sus obligaciones tributarias", ha dicho Pisarello.

Inspección en centros comerciales

Además, el Instituto Municipal de Hacienda ha llevado a cabo otras actuaciones dirigidas a luchar contra el fraude fiscal de grandes contribuyentes a través de la inspección.

Fruto del resultado de la inspección a grandes superficies de la ciudad, el consistorio ha reclamado 1,2 millones de euros a varios centros comerciales por impuestos presuntamente no declarados.