Menú Buscar
Terrazas en la avenida Gaudí de Barcelona, en el corazón del Eixample / CG

Colau sondea extender la moratoria de bares y restaurantes al Eixample

El Ayuntamiento de Barcelona amaga con bloquear la apertura de negocios turísticos en el distrito más poblado de la ciudad

04.11.2016 00:00 h.
3 min

El Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, estudia extender la moratoria de bares y restaurantes al distrito del Eixample (Ensanche), el segundo mayor de la ciudad. La medida significa que no se podrían abrir negocios de restauración o vinculados al turismo en la zona más poblada de la capital catalana. El proyecto copiaría una decisión similar tomada en el distrito de Ciutat Vella en octubre.

La asociación local de vecinos ha confirmado las intenciones municipales a Crónica Global. "No se ha hecho oficial, pero está en preparación. Significaría esponjar el barrio de comercios turísticos, ya que la saturación actual es horrorosa", ha indicado Charo Martínez, presidenta de Eixample Sostenible.

Una portavoz del consistorio ha matizado que "no se prevé ninguna suspensión, pues ya existen planes reguladores de actividades como el de tiendas de recuerdos turísticos o el plan especial urbanístico de establecimientos turísticos". Sin embargo, fuentes del sector comercial han confirmado que existe la hoja de ruta municipal, sin dar más datos.

Un año en 'negro'

Si prospera, el cerrojazo de nuevas licencias impediría abrir negocios de restauración o vinculados al turismo durante 12 meses, ampliables a otros 12. Durante el ínterin, el Gobierno municipal "revisaría" la adjudicación de permisos para esponjar el distrito.

En el caso de la suspensión de Ciutat Vella, la corporación que encabezan BComú y PSC impedirá nuevas aperturas de bares, restaurantes, tiendas de conveniencia, autoservicios de alimentación, comercios de alquiler de bicicletas, segways y trixies.

Además, en el distrito también quedarán bloqueados los puntos de almacenaje de maletas y las ventanillas de venta de entradas.

Burbuja

Cabe recordar que el precedente inmediato de la propuesta en estudio para el Eixample generó críticas de los consultores especializados.

Los profesionales del sector criticaron el "previsible auge del coste de las licencias y las rentas", además de la creación de un "mercado paralelo" de permisos de operación.