Menú Buscar
Ada Colau (d), alcaldesa de Barcelona, y Gerardo Pisarello (i), primer teniente de alcalde, en una imagen de archivo del pasado mayo.

Colau convoca una reunión de urgencia para abordar el ‘top manta’

El Ayuntamiento de Barcelona planteará a los comerciantes y vecinos de las zonas más afectadas un plan de choque que se debate desde hace un año

3 min

El ultimátum por la permisividad con el top manta en Barcelona que realizaron este martes asociaciones de comercio, vecinos y entidades culturales de la zonas más afectadas fue respondido de inmediato por el Ayuntamiento. El Gobierno de Ada Colau convocó al conocer la celebración del acto una reunión de urgencia con los denunciantes para presentarles, según relataron ellos mismos, varias medidas para hacer frente a la proliferación de la actividad ilícita.

Los denunciantes esperan que se trate de un plan de choque, pero desconocen cuál será su contenido. La convocatoria oficial a los medios señala que se trta de un "plan de acción para evitar la venta ambulante no autorizada en la ciudad". Los afectados lamentaron que hasta la fecha las actuaciones municipales en este sentido han sido limitadas e inefectivas.

Tras las repetida quejas del año pasado, el Consistorio organizó una “mesa de comercio presidida por ERC con una tarea muy vinculada a la abordar la situación como una problemática social”, señaló el presidente de la Fundación Barcelona Abierta, Salva Vendrell. Indicó que el programa para dar una alternativa ocupacional a los manteros se cerró con solo 11 personas que pasaron de vender en la calle a estar empleados en Mercabarna.

Pisarello asume la gestión

Afirman sin tapujos que el espacio de diálogo "fue de una ineficacia total”. Se disolvió hace algo más de 15 días sin llegar a ninguna conclusión porque el primer teniente de alcalde y mano derecha de Colau, Gerardo Pisarello, asumió a título individual la gestión del conflicto.

Deberá ser muy resolutivo si quiere evitar que los denunciantes salgan a la calle o emprendan otras acciones de “protesta pacíficas”. Relatan que en último año han ido “de despacho en despacho” con sus reclamaciones y nadie ha tomado nota de ellas ni ha movido un dedo en darles respuesta.

Denuncia en bloque

“Aquí estamos juntos todo el comercio de Barcelona en bloque. La situación es intolerable y se necesitan soluciones de inmediato, no puede ser que las administraciones se señalen entre ellas para no tomar ninguna decisión”, afirmó Vendrell.

Los denunciantes manifestaron que a lo largo de 2015 --año electoral en el que la mitad del ejercicio Xavier Trias (CDC) estuvo en la alcaldía y pasó el bastón de mando a principios de verano a Colau--, se detuvieron y emitieron denuncias por infracciones penales contra la propiedad industrial contra 294 personas; se intervinieron más de 873.000 artículos que se vendían en la calle como bebidas, bisutería, productos textiles y gafas de sol; y se emitieron 63.152 denuncias por la ordenanza de civismo, por encima de la media de los últimos nueve años (59.400).

En contraposición a esta cifra, el Instituto Municipal de Hacienda solo pudo cobrar el 0,10% de ellas.