Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha: Andreu Mas-Colell, Àngel Simón y María Jesús Almazor, en las jornadas del Círculo de Economía / CG

La colaboración público-privada, la base para crecer según Simón y Mas-Colell

El exconsejero de Economía y el presidente de Agbar defienden la cooperación entre empresas y Administraciones para afrontar el triple reto digital, sostenible y sanitario

8 min

El exconsejero de Economía Andreu Mas-Colell ha reivindicado la colaboración público-privada como la mejor herramienta para el crecimiento de la economía española. El presidente del Barcelona Institute of Science and Technology (BIST) --que ha sido recibido entre aplausos en las jornadas del Círculo de Economía en respaldo por el procedimiento abierto en su contra por el Tribunal de Cuentas-- ha advertido sobre las concepciones que ponen en riesgo este modelo de gestión. Una defensa que se aleja, además, de la colaboración público-social que mencionó el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la sesión inaugural del encuentro anual del lobi empresarial y que hacía referencia al Tercer Sector. 

“Vamos hacia atrás cuando deberíamos ir hacia adelante por una creciente tendencia de desconfianza hacia el sector privado”, ha advertido el exconseller. También Àngel Simón, presidente de Agbar, ha defendido la cooperación entre Administraciones y empresas para afrontar la triple transición digital, sostenible y sanitaria. "La colaboración público-privada nos ayuda en muchas cosas a todos. Necesitamos un ambiente empresarial amigable, en el buen sentido de la palabra, que nos permita hacer pactos entre los distintos sectores", ha manifestado.

Defensa del modelo anglosajón

Tanto Simón como Mas-Colell han contrapuesto las suspicacias locales respecto a la entrada de gestores privados en instituciones públicas frente al modelo británico de mayor involucración entre ambos sectores. "Se insiste en que la autoridad pública debe participar en la gobernanza, moviéndonos aún más del modelo anglosajón. En Gran Bretaña, puedes tener un museo 100% público donde, sin embargo, el sector público no esté en la gobernanza porque se da confianza a los gestores de la institución", ha ejemplificado.

Además de tomar como referente el modelo anglosajón, el exconsejero también ha reclamado un aumento del 1% del PIB español adicional para el ecosistema sanitario, lo cual situaría España en la media europea de gasto en ciencias de la salud. "Nuestra contribución privada en el conjunto del gasto sanitario ya está por encima de la media europea, y todo apunta a que este aumento del 1% deberá ser sobre todo público", ha dicho Mas-Colell, quien ha apostillado que si no existe todavía una vacuna española no es por falta de talento, sino de recursos.

El exconsejero de Economía Andreu Mas-Colell en las jornadas del Círculo de Economía / CG

 

 

El exconsejero de Economía Andreu Mas-Colell en las jornadas del Círculo de Economía / CG

Estrategia de 'win-win'

El exconseller ha asegurado que sin la alternativa de los conciertos económicos, las concesiones de infraestructuras y los contratos con operadores privados, "el sector público no puede asumir todas sus tareas". "Un centro de investigación no puede funcionar como una oficina de correos", ha resumido. El economista ha afirmado que la consecuencia de dejar la dirección en manos públicas suele ser la instauración de una visión "extremadamente conservadora", porque el componente público es esencialmente contrario al riesgo.

Mas-Colell, quien ha intervenido íntegramente en lengua castellana, ha reclamado una colaboración "inteligente" por ambos lados, una estrategia de win-win que facilite la captación de recursos del mundo empresarial --máxime ahora que los "tipos de interés que están por los suelos"-- y, a la vez, ofreza posibilidades de negocio a las corporaciones.

Recado para Collboni

Por su parte, el presidente de Agbar ha defendido la necesidad de diseñar una transición sostenible "que no perjudique a los más desfavorecidos" y que se ejecute de forma coordinada con todos los grupos de interés de la sociedad. A nivel corporativo, el ejecutivo ha propuesto que esa transición no solo se base en la compensación por los gases de efecto invernadero, sino también en la remediación de esas emisiones.

"Tenemos que movernos hacia emitir lo menos posible, y eso significa costes de inversión y formación", ha afirmado. Una apuesta por la sostenibilidad que para Simón converge con los cambios que la digitalización y las nuevas formas de trabajo van a producir en las empresas, para los cuales reclama mayor acercamiento entre lo público y lo privado. Al término de su discurso, el directivo ha mandado un recado al primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni: "He oído que Collboni hablaba de un cambio de actitud, y supongo que ese cambio de actitud vendrá por el apoyo a ese sector más amigable con la colaboración público-privada".

Àngel Simón, presidente de Agbar, en el encuentro anual del Círculo de Economía / CG

 

 

Àngel Simón, presidente de Agbar, en el encuentro anual del Círculo de Economía / CG

Digitalizar las pymes

En el debate, que ha sido moderado por Hilario Albarracín, presidente de KPMG España, también han participado María Jesús Almazor, consejera delegada de ciberseguridad y cloud de Telefónica, y Antoni Cañete, presidente de Pimec. La primera ha puesto en valor la alta cobertura de las infraestructuras tecnológicas españolas, pero también ha puesto el dedo en la llaga señalando la digitalización pendiente de las pequeñas y medianas empresas.

El presidente de Pimec ha recogido el guante de la directiva de Telefónica. Cañete ha reivindicado el papel de las pymes --que suman más del 60% del PIB y el 70% del empleo-- para afrontar la transformación de la economía. Asimismo, ha aprovechado el foro para defender su idea de trasladar el doble modelo de representación patronal catalán al marco del Estado. Una propuesta que ha generado fricciones con Foment, pero que el representante institucional de la organización de pymes defiende para tener voz propia en los órganos de diálogo social. "Es importante que si hay un motor de la economía, este esté en la representación para hacer los cambios estructurales que necesitamos", ha declarado.