Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un vehículo eléctrico en pleno proceso de recarga / EP

El coche eléctrico llegará a Martorell el año en que empezará a ser competitivo

Seat preparará la planta de Barcelona para que esté lista justo cuando el consenso de los expertos augura que el vehículo ecológico jugará en igualdad de condiciones con el de combustión

4 min

La factoría de Seat en Martorell trabajará durante los próximos cinco años con vistas a comenzar a producir vehículos eléctricos de la marca a partir del año 2025. La apuesta de la enseña del Grupo Volkswagen no es fruto de la casualidad. La mitad de la década es la fecha marcada en rojo para que el coche impulsado por baterías eléctricas empiece a poder competir de igual a igual con los de motores de combustión.

El consenso de fabricantes, expertos y consultoras apuntan a ese año como aquel que marcará el punto de inflexión, especialmente en lo que se refiere a uno de sus talones de Aquiles en estos momentos, como es el factor precio.

El menos vendido

Un elemento que el mercado considera clave para explicar por qué el eléctrico es el coche que menos se vende entre todas las modalidades alternativas al de motor de combustión, por detrás de los modelos híbridos e híbridos enchufables y los que funcionan con diversos combustibles basados en gas natural licuado.

Otros factores a tener en cuenta para explicar la poca aceptación del vehículo eléctrico están relacionados con la escasez de oferta y también con una infraestructura de puntos de recarga que sigue siendo notablemente insuficiente.

Estrategias empresariales

En este sentido, el presidente de Seat, Carsten Isensee, hizo un llamamiento a las Administraciones para que impulsen el desarrollo de la red de puntos de recarga para reforzar la decisión de la marca de invertir 5.000 millones de euros en el próximo lustro.

La referencia del año 2025 está siendo muy tenida en cuenta para diseñar estrategias empresariales en torno el desarrollo del vehículo eléctrico y su conexión con las energías renovables.

Convergencia de precios

Un ejemplo claro es el de Repsol. Su presidente, Antonio Brufau, ha manifestado en reiteradas ocasiones que la compañía será protagonista en este ámbito pero no en estos momentos, sino a partir de la mitad de la próxima década.

Será entonces cuando, gracias al desarrollo de la red de puntos de recarga y al incremento progresivo de la oferta, junto con los avances en tecnología e innovación, se produzca una convergencia real de precios que hará que el vehículo eléctrico pueda competir de igual a igual con el convencional.

Rebajas en el recibo

Cabe tener en cuenta, además, otro factor determinante para decantar la balanza a favor del coche eléctrico. Las previsiones del Gobierno apuntan también al entorno de 2025 como la fecha en la que el despliegue de las energías renovables comenzará a tener un impacto significativo en el precio de la electricidad.

El descenso del coste de la electricidad hará que, junto con la convergencia de los precios de las diferentes modalidades, el vehículo eléctrico sea una de las opciones más atractivas para el usuario.

Destacadas en Business