Menú Buscar
Coches eléctricos / PIXABAY

El coche eléctrico acarreará más impuestos a los vehículos de combustión

Los países miembros de Unión Europea deben determinar antes de 2021 la carga fiscal en virtud de la nueva medición de emisiones

08.05.2019 13:18 h.
3 min

Todavía es pronto para evaluar el impacto fiscal que, sobre los tradicionales vehículos de combustión, tendrá el impulso que en los países de la Unión Europea se está dando a la compra de vehículos eléctricos.

Pero los países miembros --España, entre ellos-- ya han empezado a estudiar las medidas tendentes para adecuar la carga impositiva a imponer cuando en 2021 comiencen a calcularse las emisiones con el nuevo sistema de mediciones WLTP, a partir de las que se decidirán los tramos impositivos para los tradicionales vehículos de combustión.

La matriculación, más cara

Un incremento fiscal que, de acuerdo con los planes que maneja el Gobierno, se acometería a través de un aumento del impuesto de matriculación para estos vehículos. Una medida de presión más para que los particulares dejen de comprar estos coches y adquieren vehículos eléctricos.

Se trata de uno de los grandes objetivos que, desde el Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez, tiene entre manos el departamento que dirige Teresa Ribera, que tiene la intención de multiplicar el presupuesto disponible para programas que ayuden a particulares y empresas para la compra de vehículos eléctricos.

Incremento del 87,5% de los coches eléctricos

De momento, el mercado de coches eléctricos sigue aumentando. En el primer trimestre de 2019, se matricularon en Europa 83.676 automóviles eléctricos con batería --incluidos los modelos de pila de combustible de hidrógeno--, lo que se traduce en un incremento 87,5% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente, según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA).

Por contra, las ventas de vehículos diésel continuaron a la baja durante los tres primeros meses de 2019. En total, se comercializaron 1,3 millones de automóviles impulsados por gasóleo en Europa, lo que se traduce en un retroceso del 17,8%.

Mientras que los coches de gasolina siguen en auge, con 2,42 millones de unidades registradas entre enero y marzo, un 3,1% más. Los automóviles de gasolina registraron una penetración de mercado del 59,3% hasta marzo, frente al 32,2% del diésel.