Menú Buscar
Imagen del complejo de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia, que ha reconocido unas pérdidas de 294,7 millones en su contabilidad / EFE

Los ruinosos números de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias

La empresa pública que gestiona la institución cultural valenciana reconoce unas pérdidas de 294,7 millones

4 min

La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia se ha convertido en un ente ruinoso para las arcas de la Generalitat. La empresa pública titular de la institución cultural ha decidido reconocer en sus fondos propios las tremendas pérdidas acumuladas en los últimos ejercicios. Así, ha acometido una reducción de capital de 194,7 millones de euros, tal como se aprobó por unanimidad en la junta de accionistas que tuvo lugar el pasado 22 de diciembre. Los acuerdos han trascendido ahora, este lunes 15 de enero, al publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Se ha aplicado un hachazo al capital societario “mediante la amortización de 73.676 acciones” de Ciudad de las Artes y de las Ciencias SAU, la empresa conocida en la comunidad como Cacsa. Su capital tras la operación mercantil queda establecido en 319,2 millones

Con este apunte contable, se borran parte de los fortísimos quebrantos que arrastra el balance. Éstos ascendían a finales de 2016 a 264 millones. El Gobierno de Ximo Puig aprobó en los presupuestos de 2017 una inyección 19 millones en la compañía. Una suma que le ha ayudado a reequilibrar el balance anual y hacer frente al déficit de 14,1 millones con el que cerró 2016.

Pérdidas acumuladas

El grupo presidido por Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turisme, ha hecho frente a unos números rojos que sólo en los dos últimos ejercicios alcanzan los 61,1 millones.

La ruinosa contabilidad del ente público también soporta unas reservas negativas por valor de 120,6 millones, así como unas deudas a largo plazo de 213,9 millones, la inmensa mayoría con entidades de crédito.

Tijeretazo en el capital social de 2013

No es la primera ocasión en que la Generalitat valenciana debe recurrir a una reducción de capital de Cacsa para enjugar pérdidas. En 2013, cuando el PP estaba en el Ejecutivo valenciano, el tijeretazo ascendió a 482 millones.

El problema de la Ciudad de las Artes y de las Ciencias es que nunca ha conseguido alcanzar la facturación necesaria para cubrir sus gastos, indican fuentes conocedoras del día a día de la institución. El proyecto, que se lanzó a finales de los 90, implicó el gasto de 1.300 millones. Tenía un presupuesto inicial de 308.

Más venta de entradas

Los gestores de la casa esperan mejorar la facturación mediante la atracción de más espectadores y el incremento de colaboraciones con otras organizaciones. Este 2017 han trabajado con la fundación Hortensia Herrero en la exposición de esculturas monumentales de Manolo Valdés y con la Obra Social La Caixa en la muestra fotográfica Génesis, de Senastião Salgado.

La institución anunció el pasado viernes que ha vendido un más 13% de entradas que el año anterior, al cerrar 2017. Ha atraído a 2,4 millones de visitantes, cifra que se espera mejorar en el ejercicio en curso.