Menú Buscar
Un Fórmula 1 en la pista del circuito de Montmeló / EUROPA PRESS

El Govern estima en dos millones las pérdidas del circuito de Montmeló

El director de Circuits de Catalunya asegura estar en negociaciones para que el GP de España de Fórmula 1 continúe en la comunidad autónoma

3 min

El circuito de Barcelona-Cataluña situado en Montmeló acabará el año en números rojos, de nuevo. Joan Fontserè, el director de Circuits de Catalunya --empresa de la Generalitat que gestiona y mantiene las instalaciones-- ha comunicado que prevén cerrar el ejercicio 2019 con unas pérdidas de dos millones de euros.

A pesar de ello, asegura que negocia con la organizadora de la Fórmula 1 la prórroga del contrato para que el circuito de Montmeló albergue, entre dos y cuatro años más, el Gran Premio de España de este deporte.

Contradicciones con los números 

La cifra negativa declarada por Fontserè contradice la que se incluye en algunas informaciones, que apuntan a que el agujero en las cuentas de estas instalaciones para deportes de motor sería mucho mayor: 32,6 millones de deuda acumulada.

El directivo de Circuits de Catalunya ha asegurado en una entrevista en RAC1 que este dato "no es cierto", como tampoco lo es la retirada del apoyo de la Administración a la Fórmula 1 en Cataluña.

Interés en la Fórmula 1 

"Es mentira que la Generalitat y las instituciones hayan decidido dejar de dar apoyo a la Fórmula 1", ha declarado Fontserè antes de defender que tanto el Govern como la Diputación de Barcelona y el ayuntamiento de la capital catalana cuentan con cierta inversión a este efecto en sus cuentas. "Está recogido en las partidas de presupuestos", asegura el ejecutivo. 

El afán de conservar el Gran Premio de España de Fórmula 1 en Montmeló ha calado, incluso, en el Gobierno nacional, según Fontserè. Tal como ha comunicado, el Ejecutivo está barajando incluir esta competición como evento excepcional de interés público y ello conllevará "una serie de ayudas" que se reflejarían en los próximos presupuestos. El pasado año, la Administración tuvo que insuflar más de ocho millones de euros al circuito para salvar las pérdidas; un año antes, fue de más de 10 millones.