Menú Buscar
Un hombre vapea un cigarrillo electrónico

Las empresas de vapeo estudian acciones legales contra el Ministerio de Sanidad

Myblu Spain acusa al Gobierno de mandar “mensajes falsos” en las que equiparan su actividad con el consumo de tabaco

17.10.2019 13:20 h.
3 min

El tabaco ata y mata. En todas sus formas. Esta campaña institucional del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que ha propiciado que la empresa dedicada a la venta de cigarrillos electrónicos Myblu Spain anuncie que estudia acciones legales para frenar lo que consideran que se trata de divulgar “mensajes falsos” al “considerar el vapeo como un acto de consumo de tabaco”.

Los portavoces de Myblue explican que el Gobierno ha rechazado su petición administrativa de retirar o modificar la publicidad. Indican que en su respuesta oficial reconoció que “los dispositivos para vapear no son tabaco”, por lo que advierten de que no ha lugar a generar una “grave confusión” a los ciudadanos “en temas tan trascendentales que afectan a la salud”.

Información veraz

La empresa afirma que la campaña institucional “atenta contra el derecho constitucional de los españoles a recibir información veraz”. Para realizar esta afirmación usa un informe del propio Ministerio de Sanidad en el que califica los cigarrillos electrónicos como “productos relacionados” con el tabaco, pero sin que lo lleguen a ser. Pero esta diferenciación no se lleva a la campaña publicitaria que los “sitúa al mismo nivel”.

Añade que el Gobierno justifica la confusión por “necesidades propias del lenguaje” y por el “carácter de tipo sintético” que implica el claim que se usa. Rechaza de frente la justificación.

Producto para dejar de fumar

Myblue reconoce la “plena legitimidad del Ministerio de Sanidad” para desarrollar las campañas que considere oportunas para alertar a la población de los riesgos para la salud que ser derivan del tabaco. Pero le pide que informe de forma “veraz y rigurosa” sobre las incidencias demostradas que se generan al vapear.

Recuerda que los cigarrillos electrónicos cuentan con una dosis reglamentaria de nicotina que está delimitada “de forma clara” por la legislación española y europea. Añade que es un producto que incluso se llega a usar en las terapias para dejar el tabaco, por lo que tilda de “inadmisible” la equiparación.  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información