Menú Buscar
Imagen de archivo de los juzgados de Terrassa, donde tendrá lugar el juicio de los trabajadores de Chimigraf con Kao y los La Valle / CG

Chimigraf, a juicio laboral en octubre

La batalla entre la plantilla, la familia La Valle y la multinacional japonesa Kao se deberá resolver en el Juzgado de lo Social número 1 de Terrassa

3 min

La multinacional japonesa Kao Corporation deberá asistir el próximo 27 de octubre al Juzgado de lo Social número 1 de Terrassa (Barcelona) para dar cuenta de su última adquisición en España, la compra del grupo impresor Chimigraf. Tendrá que dar la cara por el conflicto laboral latente en la compañía.

Los trabajadores de la empresa presentaron una demanda para reclamar las diferencias salariales que consideran que se les deben. Un problema que también afecta a los antiguos propietarios de la sociedad, la familia La Valle.

Pactos salariales

Afirman que en el proceso de venta de Chimigraf al grupo Kao se debieron de tener en cuenta los acuerdos laborales que el comité de empresa había firmado con la dirección del grupo. En el momento más duro de la crisis, la plantilla acordó un recorte salarial con el compromiso de los La Valle de que iban a devolver estas cantidades al recuperar los beneficios.

Nunca ocurrió, ya que los problemas económicos de Chimigraf se saldaron con la venta de la empresa a Kao hace casi un año.

Reorganización de la sociedad

La multinacional nipona ha reorganizado la actividad y ha inyectado 29 millones de euros a la sociedad que gestiona el centro productivo de Rubí (Barcelona), tal y como avanzó Crónica Global. Pero no ha dado cumplimiento a las demandas económicas de los 100 trabajadores a los que mantuvo el empleo ni a los 15 trabajadores que se despidieron en el ajuste laboral previo a la transacción.

Por ello, la demanda de la plantilla, representada por el bufete Lúquez Asociados, se dirige tanto a Kao por sus responsabilidades al quedarse con la unidad productiva como a los La Valle. La familia fundadora de Chimigraf Iberica recientemente ha cambiado la denominación social de esta compañía. Ahora la empresa se llama Funbricks y está radicada en un piso de la ronda del General Mitre de Barcelona.

Opacidad de la venta

En el trasfondo del conflicto laboral está la opacidad del proceso de venta del negocio impresor de Rubí. Los implicados nunca han hecho público el acuerdo. Se desconocen tanto el precio de venta como los compromisos que se tomaron en materia laboral.

Por ello, en el marco del juicio se pedirá conocer el detalle de este documento.

Destacadas en Business