Menú Buscar
La consejera de Empresa de la Generalitat, Àngels Chacón, junto al presidente de la Comisión de Empresa del Parlament, José María Cano / PARLAMENT

Chacón promete que la Cámara de BCN perderá poder en la futura ley del sector

La consejera de Empresa comparece en el Parlament y exige “pruebas y hechos concretos” de las posibles irregularidades de las últimas elecciones

21.11.2019 17:45 h.
4 min

La consejera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón (JxCat), ha dado algún apunte más sobre cómo será la futura Ley Catalana de las Cámaras de Comercio este jueves en una comparecencia en el Parlament. Ha señalado que se debe “reequilibrar” el peso de las 13 organizaciones de dinamización territorial y que esto llevará a que Barcelona pierda su peso hegemónico actual.

Por ahora, la entidad liderada por el independentista Joan Canadell mantiene la voz cantante en el Consejo de Cámaras de Comercio de Cataluña. Lo preside, aunque ha fracasado en el primer intento de lanzar un manifiesto procesista a través de esta institución. La consejera ha mantenido que el borrador del anteproyecto de ley de la normativa estará listo “a principios de 2020”.

Modelo de financiación

Además de abordar el peso de cada una de las organizaciones locales también debatirá sobre la “representatividad, las funciones que deben desempeñar y la financiación”. Es este sentido, ha dejado la puerta abierta a estudiar algún tipo de sistema de entrada de capitales públicos.

Canadell ha dejado claro que quiere recuperar una especie de cuota obligatoria catalana, aunque la consejería de Empresa ya dio un portazo a esta iniciativa. La responsable del departamento ha apuntado entre líneas que negociará con los presidentes territoriales para estudiar algún tipo de aportación finalista como ocurre en otras autonomías del país.

Sombras de las elecciones

Chacón ha comparecido ante la comisión de Empresa a petición de Ciudadanos para esclarecer las sombras que perduran sobre el último proceso electoral, el primero con un sistema de votación electrónica que ha sido cuestionado. La consejera ha dejado sobre la mesa las preguntas que los Catalunya Comú-Podem, representados por Lucas Ferro, le ha hecho respecto al proceso judicial abierto y la decisión de anular votos emitidos por parte de ciudadanos nacidos en China y Pakistán que, por problemas con el idioma, no pudieron contestar al test telefónico que el auditor de los comicios inició para validar un total de 679 votos.

Los 668 que no se computaron en Barcelona podrían ser claves para cambiar el resultado final y que se acepten dependerá, al final, del proceso judicial que prosigue su curso. Chacón ha repetido en varias ocasiones que la única intención del Govern era la de impulsar unas elecciones “100% legales adaptadas a normativa y tecnológicamente seguras”.

Sospechas de irregularidades

También ha manifestado que “ante cualquier sospecha no hubiera sacado adelante el proceso” y se ha mostrado confiada con los “dictámenes del equipo jurídico y las personas que han realizado la auditoría tecnológica

Ante las sospechas sobre la pulcritud del proceso que han vertido los partidos de la oposición, Chacón ha exigido “pruebas y hechos concretos”. Ha sentenciado que “no estaría tranquila” si tuviera algún indicio real de que el resultado de los comicios ha sido alterado. La cuestión que, precisamente, se aborda en los tribunales.