Menú Buscar
Santiago Oliver, director de marketing, diseño, logística, plantificación y compras de las cerámicas Keraben / CG

La cerámica ‘premium’ Keraben incrementará el 12% su facturación

El grupo valenciano aprovecha el tirón de la demanda interna para cerrar el cuarto ejercicio en positivo y plantear una nueva inversión para actualizar la planta logística de Nules

24.12.2016 00:00 h.
6 min

Grupo Keraben, nacido de la mítica firma valenciana Cerámicas de Nules, planifica un final de año optimista gracias principalmente a la recuperación de la demanda interna. La enseña mejoró las instalaciones del centro productivo de Castellón el pasado marzo y cerrará el ejercicio con 12 millones de metros cuadrados de producción que elevará a los 118 millones de euros la facturación, el 12% más que el año anterior. Espera cerrar con beneficios por cuarto año consecutivo.

El mercado nacional se ha recuperado tras el envite de la crisis y supone el 30% del total de los ingresos de la compañía, que recientemente se ha incorporado en la plataforma Cre100do. El 70% restante es internacional con una fuerte exposición a los mercados europeos, cuya evolución es desigual. El director de marketing, diseño, logística, plantificación y compras de la compañía, Santiago Oliver, explica a Crónica Global que en Francia, la segunda plaza por ventas, se prevé otro año con un avance estable de entre el 4% y el 5%.

Alemania e incertidumbre por el ‘brexit’

Alemania reporta una evolución negativa a la contabilidad del grupo y se estima un frenazo en la comercialización en 2017 derivada de la “presión de los precios”. La incertidumbre en Gran Bretaña derivada del Brexit, cuarto mercado de Keraben, también tendrá un impacto en los resultados de explotación. En el año que está a punto de acabar reportará una subida del 20% gracias a la buena evolución del negocio de la primera mitad de 2016. El resto, ha sufrido por la depreciación de la libra.

También sufren los efectos del bloqueo ruso desde hace dos años y no se estima una mejora a corto plazo en otra de las plazas donde están presentes; y reconocen los problemas derivados de los conflictos en el mercado arábigo.

Producto ‘premium’

El avance de más del 20% del negocio en el mercado nacional compensará parcialmente el freno del negocio exterior. Oliver indica que la recuperación económica ha animado a los consumidores que hasta ahora habían aplazado mejoras en sus viviendas.

Sede de la compañía de cerámica Keraben situada en el municipio castellonense de Nules / CG

“Trabajamos un producto de alta gama más enfocado a pequeñas reformas de particulares que a grandes obras o infraestructuras”, por lo que el clima de bonanza económica ha llevado a que “el bloqueo” de los proyectos se rompa y se invierta en materiales premium como los de la firma valenciana.

30 millones de inversión

El directivo indica que una de las principales diferencias con sus competidores es la apuesta que se ha hecho por los diseños propios, una tarea que emplea a 12 personas. Otro equipo de la misma dimensión se dedica a la transformación de los dibujos en las cerámicas que finalmente se instalarán, un proceso de alto valor añadido en el que se aportan “pequeños matices” que incrementan la calidad del producto.

Todo ello, reforzado por una inversión de 30 millones en los últimos tres años que se ha destinado principalmente a renovar la tecnología del centro productivo de Nules. El último proyecto que está en cartera es la actualización del sistema logístico.

Nueva forma de venta

Una de las consecuencias de la crisis es la nueva forma de comprar de los clientes nacionales. No se venden los productos por palés, como sucedía en plena burbuja inmobiliaria o como ocurre en los pedidos destinados a exportación, ya que se evita el stock. “Se cargan los materiales dos o tres días después de que se vendan”, señala Oliver, por lo que la automatización de este proceso propiciará que Keraben gane competitividad.

El grupo cerámico fue uno de los primeros en aplicar un expediente de resolución de empleo (ERE) en España en los inicios de la crisis, previo a la reforma laboral vigente. Tuvo un gran impacto social al recortar la producción y la plantilla a más de la mitad, pero la dirección indica que el tiempo les ha dado la razón. Han seguido a flote pese a la desaparición de la mayoría de competidores y ahora plantean un refuerzo de la masa laboral, que asciende a las 650 personas.

Han reajustado los horarios productivos para incrementar la capacidad de la planta de Nules. La firma mira con optimismo el año que está a punto de empezar.  

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información