Menú Buscar
Coches repostando en una gasolinera Cepsa / EFE

Cepsa, condenada a pagar casi cinco millones de euros por fraude

La empresa responsable de las gasolineras en Cataluña está acusada de emplear a 400 trabajadores como falsos autónomos

3 min

Inspección de Trabajo obliga a Cepsa a abonar casi cinco millones de euros por fraude a la Seguridad Social. Las gasolineras que tiene en Cataluña han sido condenadas, después de que la CGT presentara su denuncia al organismo por tener a 400 personas empleadas como falsos autónomos.

La compañía encargada de la gestión de estas gasolineras, Cedipsa, tendrá que liquidar las cuotas pendientes a la Seguridad Social de dichos trabajadores, a los que se ha dado de alta automáticamente.

“Condiciones draconianas”

El sindicato critica que la empresa puso en marcha un plan de reestructuración del personal encargado de sus instalaciones. La voluntad de Cedipsa era "la substitución paulatina de los trabajadores directamente contratados en la compañía” para que pasaran a ser “falsos autónomos que supuestamente gestionaban las franquicias".

La CGT asevera que las “condiciones draconianas” eran siempre las mismas, “tanto en la facturación de combustible como de productos vendidos en las tiendas”. Aseguran que “cuando a un trabajador le vencía el contrato temporal, la oferta era siempre la misma: si quieres seguir trabajando, te tienes que hacer autónomo".

Jornadas

El sindicato también han conseguido testimonios de los trabajadores que revelan que en las gasolineras Cepsa hacían jornadas de 70-80 horas semanales. Algunos incluso dormían en colchones en almacenes para "tener tiempo de hacer las asfixiantes tareas que la empresa exigía sin las garantías de horario y salario que recoge el convenio colectivo".

Desde CGT advierten de que las condiciones laborales recordaban “contextos de semiesclavitud y ausencia de derechos de forma generalizada".

Alegaciones

El sindicato, en cambio, no ha querido entrar a valorar la sentencia ya que no es firme. Recuerda que presentó denuncias a la Inspección de Trabajo para las cuatro provincias catalanas y no descarta que Cedipsa haga alegaciones a todas ellas.

CGT reclama que se regularice la incorporación como trabajador al cerca del millar de personas afectadas, sin que tenga que obligarles un juez. Si no es así, pedirán "el máximo de penalización posible sin descartar responsabilidad individual por la hiperexplotación a la que han sometido a todo el colectivo". "Exigimos a Cedipsa que ponga punto final al maltrato de su plantilla” sentencian.