Menú Buscar
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante una conferencia / EP

La CEOE dice que un SMI de 1.000 euros fomentaría la economía sumergida

El presidente de la patronal española considera la propuesta de "barbaridad" aunque se muestra abierto al diálogo

3 min

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, advierte que un aumento del salario mínimo interprofesional (SMI) puede significar un repunte de la economía sumergida. “Mil euros es una barbaridad”, asegura.

El líder de los empresarios recuerda que en 2019 ya se aplicó un del 22,6%, y que se aplica por igual en toda España, pese a la diferencia de renta que hay en las distintas regiones.

En el aire

Las declaraciones vienen semanas después de que se formalizara el pacto para un futuro Gobierno entre PSOE y Podemos. Los morados llevaban en su programa electoral la subida del salario mínimo a 1.200 euros y parece que los socialistas están empezando a ceder.

Entre las claves del acuerdo, el partido dirigido por Pablo Iglesias, habría ejercido presión y los socialistas parecen estar predispuestos a anunciar una subida del SMI hasta los 1.000 euros. Un rumor que ha disparado algunas alarmas.

Llamada a Sánchez

Garamendi ha hablado sobre el SMI con el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y le ha traslado su voluntad de hablarlo con los representantes de los trabajadores.

“Tenemos por delante el SMI y queremos abrir la vía con los sindicatos", apunta. Esta es la voluntad de la patronal, según acordó el 18 de diciembre la junta directiva.

Sindicatos

Por su parte, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, insiste al Gobierno y a las organizaciones empresariales en negociar "un itinerario" para situarlo en el 60% del salario medio. "Exigimos negociar para pactar el itinerario para esa subida, no estamos hablando de una subida cerrada", señala Sordo.

Para llevar a cabo esta negociación, la CEOE pide al Gobierno que "no haya interferencias”. Requiere que la cifra del salario mínimo “salga sin presiones” y desde el diálogo.

Negociaciones

En lo que sí coinciden sindicatos y patronal es en sentarse a negociar, pero desde posturas muy alejadas.

Pese a que dejan claro que un SMI de 1.000 euros es una barbaridad, Garamendi insiste en hablar. “ Lo vamos a intentar", asegura.