Menú Buscar
El vicepresidente y el presidente de la CEOE con los secretarios general de UGT y CCOO / EUROPA PRESS

La CEOE aprovecha la bajada de los precios para apelar a la moderación salarial

Los empresarios están convencidos de que subidas por encima del IPC perjudicarán la competitividad del tejido industrial y la creación de empleo

4 min

La CEOE ha aprovechado el dato definitivo de la inflación de marzo, que se situó en el 2,3%, frente al 3% de enero y febrero. Un hecho que busca respaldar su propuesta de subidas salariales para este año en el marco de las negociaciones con los sindicatos.

La patronal, que en un inicio había defendido una subida de entre el 0 y el 1,5%, más medio punto variable en función de la productividad del sector, movió ficha el pasado día 5 de abril y subió a entre el 1% y el 2%, más el medio punto variable. En este momento está a la espera de la respuesta sindical.

Los sindicatos valoran el cambio

Los sindicatos, que habían reclamado entre un 1,8% y un 3% de incremento salarial, valoraron el cambio de postura de la CEOE. En el primer trimestre del año, el incremento salarial firmado en los convenios es del 1,26%, frente al 1,12% del año pasado.

Los empresarios han emitido un comunicado tras conocer los datos de los precios del mes pasado en el que ha subrayado su moderación y el hecho de que más de la mitad de la subida responda al precio del petróleo.

"Cualquier deterioro de la competitividad tendrá un efecto en el crecimiento de la economía española" y en la creación de empleo dice la patronal, puesto que los precios crecen más en España que en la media de la UE.

"La inflación subyacente sigue muy contenida, por lo que de mantenerse el precio del petróleo en los niveles actuales, la inflación seguirá desacelerándose de forma gradual a lo largo del ejercicio", concluye la CEOE.

El efecto base se "diluirá"

La secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, ha señalado este miércoles que el Gobierno prevé que la tasa general del IPC converja con la subyacente en el segundo semestre del año y cierre el año con una tasa cercana al 1,5%.

La moderación de los precios obedece a la desaparición paulatina del efecto base causado por la fuerte caída del precio de la energía en los primeros meses de 2016, como ha apuntado Garrido, quien ha señalado que se confirman previsiones que apuntaban a que el repunte de los precios en enero y febrero era "transitorio" y derivado de ese efecto base.

El IPC armonizado se redujo en 9 décimas respecto a febrero, hasta el 2,1%, mejorando el diferencial entre España y la zona euro en cuatro décimas, con una diferencia de 0,6 puntos porcentuales. La número dos de Economía ha indicado que el Gobierno prevé que el efecto base "se irá diluyendo progresivamente", hasta producirse una convergencia entre la tasa general y la subyacente a partir del segundo semestre 2017.