Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de CEOE, Antonio Garamendi / EP

Garamendi pierde el favor de la federación de hostelería y se agrava la crisis en la CEOE

La patronal se topa con la sorpresa de que el acuerdo laboral encarece el despido de los fijos discontinuos, un cambio que ni siquiera se había planteado en la organización empresarial

6 min

La crisis interna en la que está sumida la CEOE desde el visto bueno de su cúpula al acuerdo laboral sellado con los sindicatos y bendecido por el Gobierno se ha agravado en las últimas horas con la publicación del primer redactado de los cambios que se aplicarán en el mercado del trabajo. El presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha perdido el favor de una de las federaciones que habían apoyado con mayor contundencia adecuar la normativa que afecta al empleo. Se trata de los empresarios de la hostelería, que se han empezado a organizar en contra de la normativa tras conocer su letra pequeña.

El borrador que se aprobó en el Consejo de Ministros modifica el artículo 16 de la última reforma laboral, la que ideó el PP en 2012. Este hace referencia al contrato fijo discontinuo y sus nuevas disposiciones elevan de forma significativa las compensaciones que los trabajadores recibirán si la empresa prescinde de ellos. “Tienen derecho a que su antigüedad se calcule teniendo en cuenta toda la duración de la relación laboral y no el tiempo de servicios efectivamente prestados”, indica el texto que ya sale en el BOE.

Solo contempla una excepción: “Aquellas condiciones que exijan otro tratamiento de atención a su naturaleza y siempre que responda a criterios de objetividad, proporcionalidad y transparencia”. No se detalla cómo se deben justificar estas condiciones.

Inseguridad jurídica

El sector está en pie de guerra por la inseguridad que ha provocado entre los empresarios de zonas turísticas que trabajan por temporadas. El texto publicado en el BOE abre la puerta a que las indemnizaciones que se pagan en hoteles que solo están abiertos tres o cuatro meses al año “se multipliquen hasta por seis”, según denuncian los empresarios afectados.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz / EP
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz / EP

Estos establecimientos usan contratos temporales e indemnizan a los trabajadores, la mayoría de ellos repetidores, por los meses efectivos que han estado en activo. Ahora, temen que “el que trabaje dos meses compute para el finiquito como si hubiese estado 12 en la compañía” y dejan claro que eso mermará su capacidad de empleo. Aseguran que no cuentan con más oxígeno económico, menos aún, tras asumir durante casi dos años los efectos de la pandemia en su cuenta de resultados.

Calidad del servicio y desempleo

Por todo ello, pintan un escenario poco halagüeño. Reconocen que si finalmente deben multiplicar por cuatro o seis las indemnizaciones que abonan al término de la temporada turística, bajará la calidad de sus servicios porque deberán contar con menos trabajadores.

Apuntan de este modo a un escenario que enquista el problema del desempleo en el país.

La gestión de Garamendi

El malestar del sector no se limita al Gobierno. También cargan contra la CEOE y contra la gestión realizada por su presidente, Antonio Garamendi. “Nos han metido un gol y ni nos hemos enterado de ello”, sentencian los afectados.

Y es que las modificaciones de los contratos fijos discontinuos ni siquiera fueron objeto de debate en la ya famosa reunión de la junta directiva y el comité ejecutivo de la patronal en la que el empresario vasco se topó con varias abstenciones al apoyo que él ya había brindado al acuerdo laboral de organizaciones y sectoriales tan importantes como Foment del Treball, CEIM, Anfac y Asaja, que también muestran sus discrepancias por la inseguridad en los contratos de los temporeros.

Críticas a CEHAT y Marichal

Las federaciones de hostelería de Cataluña, Madrid, Andalucía y Valencia cargan contra Garamendi y aseguran que una cuestión tan sensible para su economía como es la contratación en las temporadas turísticas altas no podría quedar con la indefinición actual. De hecho, preparan sus propios posicionamientos en contra del acuerdo laboral.

Jorge Marichal, presidente de Ashotel y CEHAT / EE
Jorge Marichal, presidente de Ashotel y CEHAT / EE

La pérdida de confianza en la gestión patronal que expresan no se limita solo a la cúpula de la CEOE. Señalan también a la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) liderada por Jorge Marichal, que vive un incendio interno desde que se filtró el borrador de los cambios en la reforma laboral.

Malestar patronal

Las zonas más afectadas han solicitado al equipo directivo de la CEHAT que se ponga a su lado y publique un comunicado en el que advierta sobre la inseguridad jurídica que abre el actual redactado de la norma. La cúpula de la organización ha hecho mutis por el foro y rechaza, por ahora, sumarse de forma pública al descontento del grueso de los empresarios que la configuran. Los afectados señalan la proximidad personal de Marichal con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el motivo de que intente mantener un perfil bajo que aseguran que no será sostenido en el tiempo.

El conflicto patronal sigue su curso.