Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Viver de Bell Lloc, uno de los centros especiales de trabajo / DINCAT

Los centros especiales de trabajo cierran 2020 con un derrumbe de la facturación

Las empresas del tercer sector atribuyen la caída a la infrafinanciación de la Generalitat y las subidas consecutivas del salario mínimo interprofesional

2 min

Tres de cada cuatro centros especiales de trabajo han cerrado 2020 con notables caídas de la facturación. Según un informe elaborado por Ammfeina y Dincat, las empresas del tercer sector que ocupan a personas con discapacidad han encajado un "impacto devastador" por la pandemia del Covid-19.

Las entidades achacan este desplome de los ingresos tanto a la infrafinanciación por parte de la Generalitat como al aumento del 35% de la masa salarial de las plantillas en solo tres años. Las asociaciones atribuyen la mala situación financiera de las empresas a las subidas consecutivas del salario mínimo interprofesional (SMI) entre 2017 y 2019.

Plan de choque urgente

Del total de entidades encuestadas, el 67,7% fija la caída de la facturación en torno al 25% y el resto registra descensos superiores. "Es una responsabilidad pública garantizar las oportunidades de ocupación de las personas con discapacidad o con problemas de salud mental, dos colectivos que tienen una tasa de paro del 43%, muy por encima de la del resto de población", ha declarado Carles Campuzano, director de Dincat.

El sector de la discapacidad reclama un plan de choque urgente para financiar adecuadamente este colectivo especialmente vulnerable. "Con medidas que blinden la ocupación de los centros especiales de trabajo se podrá garantizar que estos centros cumplan con la misión por la que se crearon", ha asegurado el presidente de Ammfeina, Francisco Villegas. Actualmente, estos centros dan trabajo a 16.333 personas en Cataluña, de las cuales 9.500 padecen un trastorno de salud mental o discapacidad intelectual.