Menú Buscar
Instalaciones del cementerio de Montjuïc, donde la empresa municipal ofrece un pseudotanatorio / CG

Cementiris compite con el ayuntamiento con un pseudotanatorio

La empresa municipal araña clientes a Serveis Funeraris de Barcelona con velas de difuntos en el oratorio de Montjuïc

02.07.2017 00:00 h.
4 min

Cementiris de Barcelona hace competencia al Ayuntamiento de Barcelona con un pseudotanatorio. La empresa municipal que dirige Jordi Valmaña hace caja con velas de difuntos en el oratorio del camposanto que gestiona en Montjuïc. Así, araña clientes a otra sociedad semipública: Serveis Funeraris de Barcelona (SFB).

Según ha podido comprobar este medio, al menos una empresa, Interfunerarias, ofrece velar a difuntos en la sala multiconfesional. Lo hace dentro de la legalidad pero al borde de la misma: camufla la vela como "último responso" y lo acota a un máximo de tres horas.

Con estas dos condiciones, la firma 100% pública consigue ingresar dinero por velas de difuntos sin pasar por los tanatorios que opera otra empresa semimunicipal: Serveis Funeraris.

"Hace unas cincuenta velas al año en Montjuïc. No es ilegal, pero es feo. Poco decoroso porque está compitiendo con otra empresa municipal y cobrando más de 600 euros más IVA por tres horas de vela", lamentan fuentes del sector funerario.

"Son ceremonias para despedirse"

Preguntada por la cuestión, una portavoz de Cementiris ha negado que se realicen velas en el oratorio. "Nunca se ha usado esa sala como velatorio. Es un oratorio del crematorio, igual que las capillas y el resto de instalaciones de los cementerios", ha explicado.

"Se utiliza únicamente como espacio donde dar el último adiós al difunto. Además, este servicio se presta cuando el difunto ya ha salido del domicilio mortuorio, esto es, cuando ya ha pasado por la sala de vela o el tanatorio. Este uso se realiza y ofrece desde 1992, fecha en la que se inauguró el crematorio", ha abundado la misma fuente. 

"El uso que se le da [a la sala multiconfesional] se ajusta totalmente a la legalidad", ha remachado la representante.

Un tanatorio 'de facto'

La oferta que hacen las empresas privadas desmiente esta versión. La sala de Cementiris en Montjuïc actúa de tanatorio de facto, compitiendo con los que el ayuntamiento tiene cedidos en concesión.

Interfunerarias vende el espacio para velar al difunto durante tres horas. La ceremonia sólo ocupa la última media hora. El resto del tiempo, el lugar es, a todas luces, una sala de vela.

cementiris competencia ayuntamiento velas oratorio cementerio montjuic

Así lo consigna un presupuesto de servicio funerario enviado por la firma. También lo atestigua una pista de audio en la que una comercial de Interfunerarias explica que puede "velar" a su difunto en el espacio de Montjuïc. La grabación obra en poder de este medio.

Ingresos extra

Directivos del sector recuerdan que la práctica no es ilegal, pero que colisiona con dos principios. Uno, los estatutos sociales de Cementiris de Barcelona SA [ver aquí], en los que no figura la actividad de participar en la cadena del servicio funerario.

Y el segundo, el hecho de que la enseña de Valmaña esté quitando clientes a Serveis Funeraris de Barcelona, una empresa participada por el Ayuntamiento de Barcelona (15%) y Mémora (85%).

"El alquiler de esta sala supone ingresos extra para la empresa en competencia con otra sociedad semimunicipal. Pero, ¿está preparada la sala? ¿Dónde arreglan al difunto? ¿Cuánto dinero al año ingresan por esta actividad?", se preguntan directivos del sector.

Preguntada por ello, Interfunerarias no ha contestado dónde hace la preparación del difunto o la tanatopraxia. Cementiris, a su vez, no ha revelado la cantidad anual que ingresa con este alquiler.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información