Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El concejal Eloi Badia, presidente de Cementiris de Barcelona, en una conferencia pública / CG

Cementiris de Barcelona pierde un 35% de su valor en un año

La empresa municipal de camposantos hunde su beneficio un 44% y su facturación un 8% pese a tener el monopolio de la cremación

4 min

Descalabro de Cementiris de Barcelona. La empresa municipal de camposantos ha visto como su valor contable se hundía un 35% en un año. La firma municipal, que tiene el monopolio en la cremación de difuntos en la Ciudad Condal, ha visto también como su beneficio se contraía un 44% y su facturación, otro 8%.

Los tres datos aparecen en las cuentas anuales de Cementiris de Barcelona (CBSA) y que ha avanzado Metrópoli Abierta. Según la memoria de cifras de 2019, la sociedad 100% pública presentaba un valo contable de 18,65 millones de euros en 2018. Esta cifra cayó hasta los 13,36 millones de euros al año siguiente, esto es, un retroceso del 35% o de 5,29 millones en doce meses.  El hundimiento del valor de Cementiris como empresa contrasta también con la estabilidad de otras empresas propiedad del Ayuntamiento de Barcelona como Tibidado SA; Mercabarna o Grupo TERSA.

Facturación y beneficios a la baja

Hay más. La mercantil que preside el concejal Eloi Badia, también edil responsable de Transición Ecológica y Emergencia Climática, empeoró también sus cifras del ejercicio precedente. La facturación de Cementiris se ajustó hasta los 14,98 millones de euros, una caída del 7,82% respecto al año anterior. A su vez, el resultado después de impuestos se quedó en apenas en 358.802 euros, un decremento del 42,86% en comparación con la cifra presentada doce meses atrás.

No menos relevante es la comparación con el principio del mandato anterior, cuando Badia, miembro de la candidatura de Ada Colau a alcaldesa de Barcelona, tomó las riendas de la sociedad pública. En la memoria de 2015, que BComú solo gestionó medio año, Cementiris presentaba un sólido estado de cuentas: 16,71 millones de facturación y un excedente neto de 2,6 millones de euros. En otras palabras: la empresa pública ha perdido un 86,2% de su beneficio después de impuestos en los cinco años que ha sido gestionada por BComú.

Compensación por el derrumbe

Buena parte del colapso de Cementiris de Barcelona se explica por el gasto derivado del derrumbe de 144 nichos en el Cementerio de Montjuïc, el mayor de la Ciudad Condal, en 2017. El desastre, que dejó enterrados los restos de 350 difuntos, provocó una cascada de gastos derivados de la identificación de cuerpos, reconstrucción y monitorización del estado de las instalaciones y compensaciones a los familiares.

Quizá por ello, el Ayuntamiento de Barcelona ha doblado el coste de la tasa de conservación de nichos con las nuevas ordenanzas fiscales aprobadas en diciembre de 2019. El nuevo impuesto es más caro, sí, pero es que también se empezó a cobrar en plena pandemia del virus SARS-CoV-2 , con un incremento de fallecidos, tal y como reveló este medio. Ello provocó quejas de los ciudadanos y una rectificación del gobierno municipal, que devolvió los recibos.