Menú Buscar
Francesc Rubiralta, presidente de Celsa.

Celsa deja 840 millones de pérdidas fuera de los libros

EY advierte en su auditoría a la familia Rubiralta que las inversiones financieras que realizaron en su día para adquirir nuevas compañías en el exterior valen prácticamente cero

Redacción
1 min

Más presión a Celsa. Mientas la banca acreedora del gigante siderúrgico le apremia a que suelte lastre por el elevado nivel de deuda que acarrea, tal y como avanzó Crónica Global este lunes, el auditor ha dado un varapalo a la familia Rubiralta por no reconocer en sus cuentas 840 millones de euros en pérdidas.

EY advierte en su informe contable que las inversiones que se realizaron en época de bonanza económica para expandir la actividad en todo el mundo valen prácticamente cero actualmente.

2.700 millones de deuda financiera

Adaptar los libros del grupo a la nueva realidad deja a Celsa en una situación muy complicada. La deuda financiera actual alcanza los 2.700 millones de euros y las entidades que se reparten los créditos de forma sindicada no autorizan una nueva prórroga de la devolución. Los resultados operativos de la compañía son positivos, pero el elevado nivel de deuda y la imposibilidad de refinanciarla apremian a los Rubiralta a sacar las tijeras.

El sector espera una reestructuración del grupo y la venta de ciertos activos para recuperar de nuevo la viabilidad. La familia por el momento no hace públicos sus planes.