Menú Buscar
Francisco Reynés (derecha), presidente de Cellnex, y el consejero delegado de la compañía, Tobías Martínez.

Cellnex ve con optimismo 2016 pese a la irrupción de Telefónica en el sector

El consejero delegado de la compañía indica que Telxius podría incluso ser un cliente de la filial de Abertis, en pleno proceso de expansión

4 min

Cellnex está a punto de cumplir su primer año de vida. El spin-off de Abertis centrado en la gestión de infraestructuras de telecomunicaciones ha conseguido en tan sólo nueve meses poner un pie en Italia (de donde viene el 30% de su facturación), dar el salto al parqué e incluso poner en marcha una prueba piloto en Barcelona de la mano de Orange para mejorar la cobertura de servicios en la ciudad.

Las expectativas de crecimiento dentro y fuera de España son muy buenas. Tanto, que incluso Telefónica lanzó hace pocos días su propia filial para competir en el mismo campo, Telxius. La cúpula de la cotizada catalana no sólo quita hierro a la irrupción de un nuevo rival, asegura que no le puede hacer sombra.

“No lo vemos como un competidor porque nuestro proyecto es Europa”, manifestó el consejero delegado de la compañía, Tobías Martínez, en la primera presentación de resultados de la compañía que ha tenido lugar este viernes. El presidente, Francisco Reynés, ponía la guinda del pastel al señalar que Telxius es, en el fondo, un vehículo industrial más de una operadora mientras que “Cellnex no tiene accionista de control y es neutral”.

Una infraestructura entre varias operadoras

La suficiente equidistancia para llegar a acuerdos de compartición de infraestructuras con varios operadores, en guerra desde hace años por los clientes y forzados a mantener un alto nivel de inversión para ofrecer las últimas novedades tecnológicas. Cellnex cuenta con la estructura suficiente para estar a la altura de los retos de I D que plantean las telecomunicaciones porque cuenta con la posibilidad de capitalizarse en el mercado, tal y como señaló la cúpula en su encuentro con los medios.

El plan estratégico vigente es ambicioso y pasa tanto por crecer de forma orgánica como con nuevas adquisiciones. De entrada, a finales de marzo se conocerá el resultado de la puja por la italiana Inwit. Cellnex aspira a hacerse con el 45% del capital y en menos de 15 días presentará su oferta definitiva ante Telecom Italia.

Cinco países para internacionalizarse

Si se pierden esas torres de telecomunicación móvil, se priorizarán otras oportunidades. “La compañía tiene grandes oportunidades de crecimiento”, manifestó Martínez, “lo más importante es consolidar el negocio en España e Italia, ya que el crecimiento orgánico pendiente aún es importante y eso significa inversión”.

También tiene la vista puesta en cinco países que por dimensión y población encajan en los planes de expansión de Cellnex: “Francia, Alemania y Reino Unido encajan perfectamente en esa prioridad”, declaró el consejero delegado.

Con una deuda neta de 927 millones de euros (1.100 millones sin tener en cuenta el flujo de caja) con un vencimiento medio de 6,1 años y un cupón del 2,2%, las perspectivas de avance pasan por desarrollar aún más la red que operan del llamado Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés), la “comunicación entre máquinas”, en palabras de Martínez.

Explotación de Small Cells

Otra vía de crecimiento es explotar las Small Cells, pequeñas infraestructuras que se instalan en fachadas de edificios o mobiliario urbano que ayudan a ofrecer un flujo de datos mayor en un contexto urbano, el proyecto piloto que se iniciará el lunes en Barcelona al coincidir con el Mobile World Congress (MWC).

Cellnex incluso plantea avanzar con la gestión de torres para terceros, aunque sólo lo plantean “como un primer paso para la internacionalización”, indicó el consejero delegado.

“Hay oportunidades de crecimiento en el sector y en la actividad en Europa”, dice Reynés. La cúpula de Cellnex asegura que estarán allí.